Imagen referencial

Muchas personas suelen darle a sus hijos o hijas alcohol. Si bien puede ser solo para que conozcan el sabor o porque ya los consideran grandes para beber, una nueva investigación reveló los peligros que acciones como estas esconden.

Tras analizar los datos de un estudio de salud realizado a más de 4 mil niños y niñas en EE.UU. cuyas edades fluctuaban entre los 9 a 11 años, los investigadores descubrieron que a los menores a quienes se les daba a probar una bebida alcohólica eran más propensos a ver el alcohol de manera positiva.

Lee también: ¿Adiós, copita de vino? Beber alcohol diariamente, aunque sea de forma moderada, tiene efectos negativos en el corazón

El equipo de expertos de la Uniformed Services University detalló que esta actitud induciría a beber más durante la edad adulta. “Dar sorbos de alcohol se asocia con que tengan expectativas más favorables sobre la bebida”, señalaron los expertos.

Los menores que participaron en la investigación calificaron el grado de acuerdo que tenían con ciertas declaraciones para determinar sus expectativas sobre las bebidas alcohólicas. Quienes habían consumido mostraron expectativas aún más altas y positivas que aquellos niños y niñas que no lo habían hecho.

Lee también: Expertos aseguran que la hiperventilación ayuda a limpiar rápidamente el alcohol del cuerpo

En su estudio fue publicado en la revista Drug and Alcohol Dependence, los autores detallaron que, del total de menores analizados, el 22% había bebido, siendo la cerveza el licor más frecuente. En la mayoría de los casos fue el padre quien entregó la bebida alcohólica.

Asimismo, explicaron que el contexto de la ingesta, tales como el tipo de alcohol, la persona que lo facilitó, si la acción fue con o sin permiso, no se relacionó con la expectativa positiva o negativa respecto al consumo de las diferentes bebidas alcohólicas.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias