Los especialistas constantemente señalan que uno es lo que come y en tiempos de pandemia esa frase cobra especial relevancia. Una serie de alimentos pueden ayudar al cuerpo a enfrentarse de mejor manera a enfermedades infecciosas tales como el COVID-19.

Lo que comemos es muy importante en términos de cómo nuestro sistema inmunológico responde a los patógenos y qué tan bien puede defenderse de ellos”, sostuvo la Dra. Simin Meydani, líder del equipo de inmunología nutricional del USDA Jean Mayer de la Universidad de Tufts.

Lee también: Consumir comida “chatarra” podría acelerar nuestro envejecimiento

El sistema inmunológico es la primera línea de defensa frente a esta y otras enfermedades tales como la gripe y los resfríos. Los expertos concuerdan en que la cantidad de nutrientes que pueden activar la inmunidad dependen de factores como la edad, la salud en general, los niveles de estrés, entre otros.

Pese a la efectividad de los alimentos y nutrientes, estos siempre deben ir acompañados de una reducción del estrés, un buen dormir, ejercicio regular y la mantención de un peso saludable, para conservar esas defensas naturales en forma.

La respuesta inmunitaria celular del cuerpo depende de interacciones equilibradas entre los diferentes micronutrientes presentes en los alimentos. Lo más recomendado es el consumo de una gran variedad de frutas y verduras frescas de diferentes colores todos los días, acompañados de granos integrales, un poco de proteínas magras y pequeñas dosis de aceites saludables.

Variados alimentos coloridos también son la base de la dieta mediterránea y la DASH. Ambas son reconocidas por sus beneficios y se caracterizan por evitar los alimentos procesados y centrarse en frutas, verduras, frijoles, lentejas, cereales integrales, nueces y semillas.

Crédito: Universidad de Harvard.

La doctora Meydani enfatizó que si se desea maximizar el impacto de los alimentos en el sistema inmunológico es importante aumentar la cantidad de frutas y verduras, recomendando entre 8 a 9 porciones al día. “No se trata solo de aumentar un poco la ingesta, hay que aumentarla sustancialmente“, sostuvo la especialista.

Asimismo, los expertos concuerdan que, en el caso de personas con acceso limitado a alimentos saludables, que padecen ciertas enfermedades o mayores de 65 años, puede ser necesaria la adición de micronutrientes en sus dietas a través de suplementos, tales como el zinc, el selenio y las vitaminas B, D y E.

Lee también: Estudios revelaron que los suplementos de Omega-3 no ayudan a prevenir los problemas cardíacos

Finalmente, la recomendación es a evitar el consumo de alimentos procesados y cargados de grasas, azucares y carnes rojas, ya que pueden ocasionar niveles altos y duraderos de inflamación en el cuerpo.

Se necesita una cierta cantidad de respuesta inflamatoria para deshacerse de los patógenos y ayudar al sistema inmunológico del cuerpo a realizar su función“, concluyó Meydani.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias