Agencia UNO

A diferencia de nuestro país, Estados Unidos se encuentra batallando una nueva ola de contagios por COVID-19, uno que ya superó el récord del millón de contagios diarios y lamentablemente en su plan de inoculación aún no ha contemplado a todo este rango etario.

Al tener un amplio porcentaje de menores de edad sin vacunarse contra el virus, los deja expuestos a contagiarse con las variantes dominantes como Ómicron y Delta. Ahora, para crear más preocupación en sus padres, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) presentaron un nuevo informe en el que manifiestan un vínculo entre casos infantiles de COVID y el riesgo de padecer diabetes.

El informe fue desarrollado luego de analizar los registros de salud de más de 1,5 niños y allí encontraron la alarmante cifra de que los niños contagiados con SARS-CoV-2 tienen un 166% más de probabilidad de padecer diabetes en el futuro.

Lee también: Anuncian la detección de una nueva variante que combina Delta y Ómicron: Se trata de Deltacrón

Los datos preliminares sugieren la necesidad de que el proyecto CoviDIAB pueda explicar el mecanismo que tiene el COVID para desencadenar la aparición de diabetes o si se trata de pacientes con prediabetes sin informar.

CoviDIAB es un proyecto que busca crear un registro internacional que rastree la prevalencia de diagnósticos de diabetes luego de un contagio por COVID-19.

¿Este fenómeno representa la aparición abrupta de la diabetes tipo 1 y tipo 2 clásica o un nuevo tipo de diabetes? Responder a estas preguntas es una prioridad de vital importancia para informar el manejo clínico inmediato, el seguimiento y el monitoreo de los afectados”, indicaron.

Lee también: CDC recomienda dosis de refuerzo para menores de 12 a 17 años

¿Qué ocurre con Ómicron?

Sobre esta nueva cepa dominante en Estados Unidos, el presidente del Sistema de Asistencia Sanitaria (HSC) y pediatra del Chindren’s National Hospital, el Dr. Nathaniel Beers manifestó que Ómicron puede afectar a los niños de una forma más severa.

“La enfermedad tiene un aspecto diferente al de cepas anteriores, con muchos más síntomas en las vías respiratorias superiores, y los niños tienen vías respiratorias más pequeñas, sobre todo los más pequeños. Por lo tanto, la importancia de la enfermedad es mayor en los niños que son más jóvenes, debido a esa vía aérea más pequeña y a la inflamación de las vías respiratorias superiores relacionada con eso”, indicó en una entrevista a Good Morning America (GMA).

Su visión está apoyada por varios estudios que han manifestado que Ómicron tiene síntomas similares a los de un resfrío común, el cual incluye náuseas, pérdida del apetito, fatiga y dolores de cabeza.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias