Video Relacionado: Chile ocupa posición 42 en la contaminación del aire (02:30)
{"multiple":false,"video":{"key":"cztgfTVhZMg","duration":"00:02:30","type":"video","download":""}}

Las dietas saludables y el ejercicio se han recomendado constantemente para promover la vida sana. Sin embargo, el estudio realizado por investigadores de la Universidad de California Riverside (UCR) en Estados Unidos, es el primero en examinar los efectos combinados y duraderos de ambos factores cuando se experimentan en una etapa temprana de la vida. 

Para la estudiante de fisiología de la UCR y líder del estudio, Marcell Cadney, cada vez que una persona va al médico debido a una preocupación por su peso, en la mayoría de las ocasiones se le indica a la persona que debe realizar ejercicios y comer menos.

“Por eso es sorprendente que la mayoría de los estudios solo analicen la dieta o el ejercicio por separado. En este estudio, queríamos incluir ambos”, agregó.

Lee también: Crean píldora experimental que libera insulina cuando los niveles de glucosa son altos

El equipo estudió a ratones jóvenes en laboratorio en cuatro grupos:

  1. Ratones que tenían acceso al ejercicio.
  2. Ratones que no tenían acceso al ejercicio.
  3. Ratones que tenían una dieta estándar.
  4. Ratos que consumían una dieta occidental.

Y determinó que al realizar ejercicios de manera temprana en la vida reduciría los comportamientos ansiosos en su vida adulta. También, condujo a un amuleto de masa muscular y cerebral.

Cuando los infantes se alimentan con dietas de estilo “occidental”, esto quiere decir con un alto contenido de grasa y azúcar, los ratones no solo engordaron sino que también se convirtieron en adultos que preferían alimentos poco saludables.

Lee también: Nueva terapia de células madre ayudaría a sanar úlceras del pie diabético que no cicatrizan

Detallan que:

  • El ejercicio en la vida temprana aumentó los niveles de leptina en adultos (es producida por las células grasas) y la masa de grasa, independiente de la dieta que consumieran.
  • Demasiada grasa y azúcar en la infancia puede alterar el microbioma de por vida, incluso si luego comen de manera más saludable.
  • El ejercicio reduce la ansiedad en los adultos.

“Nuestros hallazgos pueden ser relevantes para comprender los efectos potenciales de las reducciones de la actividad y los cambios dietéticos asociados con la obesidad“, dijo el fisiólogo evolutivo de la UCR Theodore Garland.

Esto significa que impulsar una salud saludable en los años de vida de los niños es extremadamente importante. Debido a la pandemia por COVID-19, señalan que los niños perdieron su única fuente de actividad física ya que no pueden salir al patio o a un parque, por lo que es “importante que encontremos soluciones para estos niños”.

La investigación fue publicada en la revista Physiology and Behavior.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias