Foto: PIXABAY

Para investigadores de la Universidad de Granada (UGR) y del Hospital Universitario San Cecilio de Granada, el uso de algunos productos de belleza como:

  • Máscara de pestañas
  • Lapiz labial
  • Cremas faciales
  • Esmaltes de uñas
  • Tintes para el cabello
  • Cremas
  • Lacas
  • Espumas para el cabello

Podría estar relacionado con una mayor probabilidad de desarrollar endometriosis, esto debido a ciertos ingredientes químicos que imitan o bloquean la acción de hormonas, conocida como disyuntores endocrinos.

La endometriosis es una enfermedad ginecológica muy común que afecta a una de cada 10 mujeres en edad reproductiva. Se caracteriza por un crecimiento anormal del tejido endometrial (que normalmente reviste el interior del útero).

Lee también: Estudio indica que una de cada tres personas sobrevivientes de COVID-19 sufren de una enfermedad neurológica o psicológica

Este tejido se extiende a diversas áreas del abdomen y la pelvis, provocando una amplia gama de síntomas que incluyen: dolor crónico intenso en la región pélvica, problemas intestinales e infertilidad, disminuyendo notablemente la calidad de vida de las mujeres.

Lamentablemente a falta de un tratamiento definitivo para curarla, la endometriosis se convierte en una enfermedad crónica que puede transformar la vida diaria en un desafío.

Los investigadores explican que “aunque se desconocen las causas exactas de su aparición, se sospecha que intervienen una diversa gama de factores, incluidas las causas genéticas, epigenéticas y ambientales, y las hormonas parecen desempeñar un papel clave “.

Debido a ello, la presencia de sustancias químicas, como los disyuntores endocrinos, en muchos productos cotidianos causa un motivo especial de preocupación para los investigadores. 

Lee también: ¿Se puede contraer COVID-19 a través de una superficie? Expertos entregan recomendaciones

Estos disruptores incluyen parabenos y benzofenonas, ambos ampliamente utilizados en la industria de la cosmética y forman parte del llamado “exposoma”.

Término relativamente nuevo que abarca los factores ambientales no genéticos a los que los humanos están expuestos desde el nacimiento y contribuye a una enfermedad y dolencia.

Mediante el estudio de 124 mujeres, con y sin endometriosis, que utilizan una gran cantidad de productos de belleza al día, identificaron una cara vinculación entre su uso y los niveles internos más altos de paralelos y benzofenomas.

Los niveles internos de algunos de estos disruptores endocrinos estaban relacionados con el riesgo de endometriosis“, indicaron los expertos.

El estudio fue publicado en la revista Environmental Research

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias