Crédito: Christophe Archambault / AFP / Getty Images

(CNN) – Dos nuevos estudios sugieren que la variante del coronavirus B.1.1.7, que se identificó por primera vez en el Reino Unido, es más transmisible, pero no parece afectar la gravedad de la enfermedad.

Uno de los estudios, publicado en The Lancet Infectious Diseases, no encontró evidencia de que B.1.1.7 esté asociada con COVID-19 grave. Sin embargo, la variante se relacionó con un aumento de la carga viral, lo que respalda la creciente evidencia de que se transmite más fácilmente.

Lee también: EMA investiga vacuna de Johnson & Johnson tras casos de coágulos sanguíneos

La otra investigación, revelada en The Lancet Public Health, no encontró una asociación estadísticamente significativa entre la variante B.1.1.7 y los tipos o la duración de los síntomas del nuevo coronavirus que las personas dijeron haber experimentado.

Pacientes tenían mayor carga viral

El estudio de Lancet Infectious Diseases incluyó información de 496 personas que fueron admitidas en hospitales en Londres y dieron positivo por infección con el nuevo coronavirus.

“Nuestros datos brindan una garantía inicial de que la gravedad en los pacientes hospitalizados con B.1.1.7 no es marcadamente diferente de quienes no tienen esta variante“, escribieron los investigadores británicos en el estudio.

Se recolectaron muestras de pacientes entre el 9 de noviembre y el 20 de diciembre, de las cuales 341 se sometieron a secuenciación del genoma. El 58% de ellos tenían infecciones causadas por B.1.1.7, mientras que los demás fueron causados por otras cepas.

Los investigadores no encontraron diferencias en el resultado de enfermedad grave o muerte entre B.1.1.7 y otros linajes, pero si lograron identificar un incremento de la carga viral entre los pacientes con esta variante.

“B.1.1.7 ha aumentado la transmisibilidad”

El estudio de Lancet Public Health incluyó datos de 36,920 personas que informaron dar positivo a COVID-19 y registraron sus síntomas en la aplicación COVID Symptom Study entre el 28 de septiembre y el 27 de diciembre.

La aplicación ayuda a rastrear la propagación del nuevo coronavirus y la variedad de síntomas experimentados. Los autores del estudio analizaron lo informado en la app junto con los datos de vigilancia de COVID-19 para el Reino Unido.

Lee también: Adhanom recalcó que el COVID-19 “no es una gripe”: “Aún no comprendemos sus consecuencias a largo plazo”

Su análisis mostró que la prevalencia de la variante B.1.1.7 en ciertas regiones y al pasar el tiempo no se asoció con cambios en los síntomas informados en la aplicación o con la duración de estos padecimientos.

“La proporción de usuarios con enfermedad asintomática no cambió significativamente a medida que B.1.1.7 aumentó en prevalencia (…) Tampoco encontramos cambios en las admisiones al hospital; sin embargo, otros informes han demostrado que sí aumenta las tasas de admisión”, escribieron.

Lee también: Vacuna de Moderna entregaría protección contra el COVID-19 por al menos 6 meses

Los investigadores encontraron que la tasa de reinfecciones por coronavirus era baja, con solo un 0,7% de los usuarios que dieron positivo nuevamente después de 90 días. Además, no hubo evidencia de un aumento en las tasas de reinfección asociadas a la variante.

El equipo detectó un “aumento multiplicativo” en el número de reproducción de B.1.1.7, lo que sugiere que se puede propagar más fácilmente. “Este estudio se suma al consenso de que esta variante ha aumentado la transmisibilidad”, escribió Britta Jewell, del Imperial College de Londres, en un editorial que acompañó este estudio.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias