(CNN) – Una de las secuencias más conmovedoras y resonantes de una película de esta temporada de premios proviene de una fuente poco común: “Gato con botas: el último deseo”.

La película de DreamWorks, una secuela de un spin-off de “Shrek”, sigue al felino mientras intenta recuperar ocho de las nueve vidas que ha vivido. Pasa la mayor parte de la película cometiendo actos de osadía con estilo y encanto de sobra, todo lo que el público espera del Gato con botas.

Pero durante una secuencia crucial, Gato pierde la fe y el pánico y el miedo amenazan con consumirlo.

Gato se desploma contra un árbol en un bosque, resoplando y resoplando. El latido acelerado de su corazón ahoga cualquier otro sonido en el bosque donde yace. Su amigo, el afable perro de terapia Perrito, nota que Gato está angustiado y apoya la cabeza en la barriga de nuestro héroe felino. Gato exhala un par de veces, acaricia tranquilamente a Perrito y logra recuperarse.

Es un momento tranquilo y breve en una película dirigida a espectadores jóvenes y familias. Pero está resonando en muchos espectadores por su descripción de lo que se siente al tener un ataque de pánico y el alivio de lograr superarlo.

Ese era uno de nuestros grandes objetivos: llevar a nuestra audiencia a un viaje que exprese toda la gama de emociones de la vida”, dijo Joel Crawford, director de “Gato con botas: el último deseo”, en una entrevista con CNN.

La película también tiene victorias ganadas con esfuerzo, bromas y aprendizajes, pero lo que le da a “Gato con botas: el último deseo” su poder de permanencia es su corazón y honestidad, incluso en un entorno de cuento de hadas. Los psicólogos hablaron con CNN sobre por qué puede ser impactante ver los ataques de pánico reflejados en la pantalla, y cómo un gato bípedo que porta una espada logró reflejarlo bastante bien.

Cómo se siente tener un ataque de pánico

Un ataque de pánico es “básicamente una ola de miedo físico poderosa que se siente abrumador”, dijo David Carbonell, un psicólogo clínico de Chicago que se especializa en miedo y fobias. Alguien que experimenta un ataque de pánico puede sentir que su corazón late más rápido de lo normal y tener problemas para recuperar el aliento. El mareo y el hormigueo en las extremidades también son comunes. Pero el hilo conductor siempre es el miedo sofocante que se siente, incluso si ese miedo no coincide con las circunstancias de uno.

Lynn Bufka, jefa asociada de transformación de práctica en la Asociación Estadounidense de Psicología y médica, comparó un ataque de pánico con un encuentro en el desierto con una serpiente de cascabel aterradora. Frente a un enemigo venenoso, nuestro cuerpo desencadena una respuesta fisiológica al miedo que está frente a nosotros. Pero con un ataque de pánico, generalmente no hay una causa obvia, y este elemento desconocido puede hacer que un ataque de pánico se sienta aún más aterrador, dijo.

Cómo ‘El Gato con botas’ mostró un ataque de pánico

“Gato con botas: el último deseo” tiene lugar en la misma tierra de cuento de hadas de la serie “Shrek”, con sus animales antropomórficos y ogros con corazones de oro. La nueva película presenta a Ricitos de oro y los tres osos, una versión adulta y villana del “pequeño Jack Horner” de la famosa canción infantil y Salma Hayek como un contraste felino del Gato con botas de Antonio Banderas. Todos ellos buscan una mítica estrella de los deseos. Si Gato la alcanza primero, podría recuperar las primeras ocho de sus nueve vidas.

Todo es muy fantástico y gracioso hasta que deja de serlo. En una secuencia breve pero crucial, el gato se siente abrumado por el miedo y no puede recuperar el aliento. Incluso su compañero de comedia, Perrito, se endereza para consolarlo con tranquilidad. Es un momento sobrio en una historia divertida.

Que así fuera es intencional, dijo el director Crawford. Según le dijo a CNN, el momento no estaba pensado para causar risa, y la película en su conjunto tiene como objetivo retratar un lado más vulnerable del intrépido gato que el público conoce.

“(Mirar) un mundo animado es una excelente manera de escapar”, dijo, al tiempo que señaló que hay temas desafiantes que se pueden explorar a través de la comodidad de la ficción.

El proceso comenzó con los guionistas de la película, Paul Fisher y Tommy Swerdlow, quienes aportaron sus propias experiencias a la representación del miedo y el pánico en la película, así como con Crawford y el codirector Januel Mercado. Luego pasó al artista del guión gráfico Taylor Meacham, quien se basó en sus propios ataques de pánico para esbozar cómo se vería Gato. Todo, desde una “visión de túnel” en la que los espectadores ven el punto de vista de Gato, hasta el fuerte latido de su corazón que se apodera de la escena, fue extraído de sus experiencias con el pánico, dijo Meacham a CNN.

También aseguraron que la escena se ralentizara para tomarse el tiempo “necesario para que el Gato con botas se relaje y respire mientras sale de su ataque”, dijo. “El contraste entre la intensidad y gradualmente llegar a la calma es otra cosa que espero se sienta real para los espectadores”.

El animador Prashanth Cavale incluso se filmó a sí mismo como referencia para la escena, agregando “pequeños apretones y contracciones” para agregar una textura realista a la escena, dijo Cavale a CNN.

El objetivo, dijo Crawford, era evitar que el momento se sintiera “superficial o forzado” y mantenerlo accesible para espectadores de todas las edades.

Miedo, debilidad, ansiedad: si alguien alguna vez ha sentido esas emociones, queríamos asegurarnos de que esta escena se relacionara con ellos”, dijo Crawford.

Por qué funciona la escena, según los psicólogos

Lo que el público ve en “El Gato con botas: el último deseo” es menos cómo ve un ataque de pánico un transeúnte y más cómo se siente tener uno. Un ataque de pánico a menudo es imperceptible para todos excepto para la persona que lo experimenta, dijeron Bufka y Carbonell. Pero en el momento, un ataque de pánico puede sentirse como un evento catastrófico, incluso si no lo parece superficialmente.

“El Gato con botas” no es el primer ejemplo de un producto popular que presenta a un personaje que experimenta un ataque de pánico. Tony Soprano los sufría en “Los Soprano”, aunque los suyos fueron muy exagerados y poco realistas: es raro que las personas se derrumben durante o después de un ataque de pánico, dijo Carbonell. La nueva serie de HBO Max, “Velma”, también adopta un enfoque intensificado de los ataques de pánico, mostrando tanto la perspectiva exagerada del pánico de su protagonista con anteojos como la realidad tenue. (HBO y CNN comparten la empresa matriz Warner Bros. Discovery).

El experiodista de ABC News, Dan Harris, incluso tuvo un ataque de pánico en vivo mientras leía una noticia breve, aunque la mayoría de los compañeros de trabajo y los espectadores no lo sabían en ese momento gracias a su comportamiento aparentemente tranquilo.

Incluso si un ataque de pánico que se retrata en la pantalla no es una representación universal del fenómeno psicológico, ver a un personaje tener uno, particularmente en una película como “El Gato con botas” que verán niños y adultos por igual, puede llevar a alguien a reconsiderar sus propias experiencias con el pánico y ansiedad y a buscar ayuda de un experto o de sus seres queridos, dijo Bufka.

“Realmente ayuda a normalizar el hecho de que esto sucede y de que puedes recuperarte”, dijo.

Gato encuentra consuelo en su amigo Perrito, quien presta una pata para apoyarse sin decir nada. La respuesta del perro también es un buen ejemplo a seguir para todos aquellos que saben que un ser querido sufre ataques de pánico, dijo Carbonell.

“El objetivo es socavar el pánico y reducirlo a proporciones razonables”, dijo Carbonell. Simplemente estar allí para alguien y no abrumarlo con sugerencias puede ayudarlo a aterrizar.

Gato también acepta la ayuda que Perrito le ofrece en silencio. Luchar contra un ataque de pánico, dijo Carbonell, a menudo puede alargarlo y empeorarlo. Son las “arenas movedizas de la enfermedad mental”. Pero dejarlo pasar y redescubrir la calma es a menudo la forma más rápida de superarlo, dijo.

Para los niños, especialmente, ver a un personaje sentir un miedo extremo y luego encontrar consuelo en un ser querido puede ser impactante, dijo Bufka, incluso si no están familiarizados con el término “ataque de pánico”.

“La gente no siempre tiene el lenguaje para sus emociones”, dijo. “Pero es importante tenerlo en pantalla, porque ayuda a que las personas se sientan vistas, reconocidas y no solas”.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile