Referencial Pixabay

Muchas personas disfrutan ver programas de cocina, algunos de los cuales son tan populares que cuentan con versiones en diferentes países y hasta formatos en los que participan solo niños y niñas. Ahora, un nuevo estudio reveló que ver estas acciones podría tener insospechadas consecuencias.

Un grupo de expertos de la Universidad de Surrey, en Inglaterra, descubrió que cocinar o ver a otros preparar comida activamente, puede llevar a comer en exceso aumentando a su vez el riesgo de sufrir obesidad.

Lee también: Rico, pero peligroso: Incluso una pequeña porción de alimentos fritos aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas

El equipo reclutó a 80 participantes para comprender cómo esta acción puede afectar la cantidad de alimentos consumidos y el deseo de seguir comiendo. A los voluntarios se les dividió tres grupos: uno vio videos de alguien cocinando, el segundo preparó alimentos y el tercero realizó una actividad de distracción.

Tras este experimento, los expertos británicos encontraron que quienes habían preparado comida activamente o miraron a otra persona hacerlo “consumían más e informaron un mayor deseo de comer“, que los voluntarios del grupo de distracción.

Lee también: Investigador tailandés busca convertir las plumas de pollo en alimento

Los especialistas detallaron que el impacto de esto depende de los tipos de alimentos que son preparados. Es decir, si estos carecen de valor nutricional “podrían llevar a un aumento de peso y a una ingesta excesiva no saludable” y viceversa.

“Dados los vínculos claros entre el comportamiento alimentario y el exceso de peso, estos hallazgos podrían usarse para apoyar la pérdida de peso y reducir la ingesta de alimentos a través de un llamado a limitar la proliferación de señales alimentarias”, señalaron los autores en su informe.

La investigación completa fue publicada en la revista científica Appetite.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias