Referencial Pexels

El estar en contacto con la naturaleza a muchas personas les causa relajación, tranquilidad y paz. Al respecto, una nueva investigación reveló que, de hecho, el vivir cerca de bosques es bueno para la salud mental de niños, niñas y adolescentes.

Los expertos de la University College London llegaron a esta conclusión luego de analizar los datos de más de 3.500 niños y adolescentes, de 9 a 15 años, pertenecientes a 31 escuelas de Londres. Los hallazgos completos fueron publicados en la revista Nature Sustainability.

Lee también: Es hora de cambiar tu playlist: Estudio sugiere que los sonidos de la naturaleza mejoran la salud

El equipo británico buscaba estudiar la relación entre diferentes tipos de entornos urbanos naturales y el desarrollo cognitivo, la salud mental y el bienestar general de los estudiantes. El rango de edad analizado es clave en el desarrollo del pensamiento, el razonamiento y la comprensión del mundo.

Tras cruzar la información, los investigadores descubrieron que una mayor exposición diaria a los bosques se asoció con puntajes más altos para el desarrollo cognitivo y con un 16% menos de riesgo de padecer problemas emocionales y de comportamiento dos años después.

Lee también: “Faltaba una base científica sólida”: Leer cuentos a niños hospitalizados puede reducirles el dolor y el estrés

Los expertos recalcaron la importancia de que la planificación urbana considere los beneficios que entregan los ecosistemas. “Los entornos naturales más alejados de la residencia y escuela también pueden desempeñar un papel importante, no solo el entorno inmediato”, añadieron en un comunicado.

“Estos hallazgos contribuyen a nuestra comprensión de los tipos de entornos naturales como un factor protector importante para el desarrollo cognitivo y la salud mental (…) y sugieren que no todos los tipos de espacios contribuyen por igual a estos beneficios”, concluyó el autor principal Mikaël Maes.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias