Crédito: SAJJAD HUSSAIN / AFP / Getty Images

India es el país más contaminado del mundo, con un aire tóxico que mata a más de un millón de personas cada año. Una de las principales causas de este fenómeno es la producción de ladrillos.

La nación del sur de Asia es el segundo mayor productor de estos insumos a nivel mundial, siendo los hornos de ladrillos, que representan el 20% de las emisiones de carbono negro a nivel mundial, quienes hacen la mayor contribución al daño.

Lee también: Gases de invernadero: Sostienen que la carne orgánica causa casi el mismo impacto en el clima que la convencional

Dentro de este contexto, es que el arquitecto indio Tejas Sidnal se sorprendió al descubrir el rol que la industria de la construcción tiene dentro de esta crisis. “Fue una locura para abrir los ojos (…) Como arquitectos, somos responsables de tanta contaminación del aire. Podemos hacerlo mejor“, dijo.

Partiendo de esta premisa, y con el objetivo de realizar construcciones más sostenibles, es que en el 2019 decidió lanzar Carbon Craft Design, una startup que toma el carbón negro extraído del aire contaminado y lo recicla para hacer baldosas hechas a mano.

Los expertos señalan que la reducción de contaminantes ayudaría a frenar el calentamiento global y a mejorar la calidad del aire. Al respecto, Sidnal manifestó que muchas empresas están explorando el potencial comercial de capturar las emisiones de CO2, pero pocas se centran en el carbono negro.

Para crear las elegantes baldosas, Carbon Craft Design se asoció con Graviky Labs, una empresa india que fabricó anteriormente “Air Ink”, una tecnología que captura el hollín de carbono de los automóviles y las fábricas para convertirlo en tinta y pintura.

Lee también: Capturan CO2 y albergan cientos de especies: La importancia del bosque submarino ante la crisis climática

Posteriormente mezclan el carbono capturado con residuos de cemento y mármol de las canteras para generar el producto final. El arquitecto sostuvo que la compañía tiene como objetivo garantizar que cada baldosa contenga al menos un 70% de material de desecho.

A pesar de que estas baldosas poseen un precio alto en comparación con las cerámicas normales, Sidnal espera reducir los precios y producir una gama más económica de tejas. “Queremos llegar al sector asequible (…) La sostenibilidad no es solo para la élite“, recalcó.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias