Por María Jesús Cardemil

El término plástico viene del griego “plastikos” que significa moldear o dar forma. Es precisamente debido a la maleabilidad durante su fabricación, lo que permite fundirlo o prensarlo para obtener láminas, fibras, placas, tubos, botellas o cajas.  Pero, ¿Qué pasa cuando pierde su vida útil?

El tiempo de su descomposición oscila entre los 100 y 500 años. En ese intertanto, queda en océanos, bosques, montañas, playas y una serie de lugares donde contamina, daña y afecta la vida a los ecosistemas. Particularmente preocupante, es lo que ocurre en el mar donde se calcula que cada año llegan entre 5 y 13 millones de este material.

Lee también: Estudio revela que los neumáticos para autos son la principal fuente de microplástico atmosférico

Según un modelo de escala global publicado en la revista Science, se proyecta que la contaminación plástica sea de 1.34o millones de toneladas para el año 2040. El cálculo hecho fue rastreando la producción, el uso y la eliminación del plástico en todo el mundo. Luego, el equipo a cargo de la investigación, creó un modelo para pronosticar la futura contaminación plástica.

“Esta es la primera evaluación exhaustiva de cómo podría ser la imagen dentro de veinte años”, aseguró Costas Velis de la Universidad de Leeds. Para hacerse una idea de los 1,3 millones de toneladas, el especialista explicó: “Si pudieras imaginar colocar todo ese plástico sobre una superficie plana, cubriría el área del Reino Unido 1,5 veces”.

Lee también: El mundo arrojó 53,6 millones de toneladas de basura electrónica en 2019

¿Cómo cambiar el pronóstico?

Los investigadores proyectar diversas intervenciones que afectarían el número pronosticado. Modificaron las variables aumentando los números de reciclaje, reduciendo la producción y reemplazándolo por otros materiales.

Los pasos que los especialistas piden considerar son:

  • Reducir el crecimiento en la producción y consumo del plástico
  • Sustituir el plástico con papel y materiales compostables
  • Diseñar productos y embalajes para el reciclaje, junto con expandir la recolección de residuos
  • Construir instalaciones para eliminar el 23% del plástico que no puede reciclarse económicamente, como medida de transición
  • Reducir las exportaciones de residuos plásticos

Lee también: Delivery: cambiar plásticos de un solo uso por envases compostables

Una amenza transversal

Según un informe que publicó el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), se calcula que una persona promedio puede estar ingiriendo cinco gramos de plástico a la semana. Esto, a través del consumo de agua potable, crustáceos, cerveza o sal.

“Estos datos refuerzan la importancia que tiene reducir este tipo de desechos, no solo para el cuidado de los ecosistemas y especies, sino que también para disminuir impactos sobre las personas”, explica a Desafío Tierra la coordinadora de la campaña REDUCE+ de WWF, Susan Díaz.

La vocera agrega que todas las proyecciones indican que es necesario tomar medidas urgentes, que sean coordinadas globalmente para frenar la contaminación plástica. “Es clave establecer objetivos nacionales y mecanismos transparentes de información que se extiendan a las empresas.

Además, cualquier tratado debe proporcionar apoyo financiero y técnico a los países de bajos ingresos para ampliar su capacidad de gestión de residuos”, finaliza Díaz.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias