El complejo, extenso y digital mundo moderno de las citas en línea, no se compara a lo difícil que era conseguir pareja en la prehistoria. 

Hace cientos de miles de años, existían al menos cuatro especies de homínidos relacionándose entre sí. Gracias a nuevos análisis genéticos algorítmicos, científicos fueron capaces de identificar los vestigios de estas ancestrales relaciones, que quedaron marcadas por siempre al interior de nuestro ADN. 

La nueva investigación, reveló indicios de un nuevo y misterioso ancestro, llamado “super-arcaico”. 

Lee también: Herederos de gen Neandertal son más propensos a sentir dolor

El análisis de dos genomas Neandertales, uno Denisovano, y cuatro pertenecientes a humanos modernos, revelaron pistas del flujo de los genes entre estas especies, confirmando trabajos previos que sugerían que estas se mezclaban entre ellas. 

El equipo descubrió que el 3% del genoma Neandertal, provino de una mezcla con humanos antiguos. A eso se estima que esta cruza ocurrió entre 200.000 y 300.000 años atrás, mucho antes de lo que previamente se pensaba. 

También descubrieron que los genomas Denisovanos, contenían material genético que provino desde una fuente inesperada: un “arcaico ancestro humano” que entraba dentro de la clasificación del Homo Sapiens, Neandertal, o Denisovano. 

Lee también: La misteriosa especie humana con la que el Homo sapiens tuvo sexo para conquistar las alturas

Según la investigación publicada por Inverse, los autores sugieren que el 15% de las regiones genéticas provenientes de este misterioso antepasado se transmitieron a las personas modernas, y que existen pocas teorías sobre dónde surgió y cómo ingresó en nuestro código genético. 

Sin embargo, en el paper fue publicado en PLOS Genetics, y los expertos sospechan que nuestro misterioso progenitor podría corresponder al Homo Erectus, el cual es conocido por ser el primer homínido en abandonar África. 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias