¿Cómo el cerebro alucina con la realidad? Esa es la pregunta que el neurocientífico británico Anil Seth, parte del panel de invitados del próximo Congreso del Futuro y quien dará el puntapié inicial al evento que convertirá a Chile, durante una semana, en la capital mundial de la ciencia.

“Algunas personas dicen que está más allá del alcance de la ciencia, pero en los últimos 25 años ha habido una explosión de trabajo científico en esta área”, dice Seth respecto a las investigaciones que dan cuenta cómo el cerebro y el cuerpo dan lugar a la conciencia.

Junto a un grupo de científicos de diferentes disciplinas agrupados en el Centro Sackler de las Ciencias de la Conciencia de la Universidad de Sussex, el británico está tratando de entender cómo ocurre la conciencia. Hace un tiempo “la gente pensaba que la propiedad de estar vivo no podría explicarse por la física o la química, que la vida tenía que ser algo más que un simple mecanismo”, dice, “pero la gente ya no piensa eso”.

Conforme los biólogos avanzan el trabajo de explicar las propiedades de los sistemas vivos, el investigador asegura que “el misterio elemental de qué es la vida empieza a desvanecerse”. “Una vez que se comienza a explicar la vida en términos de cosas que suceden dentro de nuestros cerebros y cuerpos, el misterio aparentemente irresoluble de lo que es la conciencia, debe comenzar a desvelarse”. Al menos ese parece ser el plan del neurocientífico que dictará una charla magistral el día lunes 14 de enero en la 8° versión del Congreso del Futuro.

Te puede interesar: Así será Congreso Futuro 2019, el encuentro científico más grande e importante del país

El cerebro como motor de predicción

Con más de 3 millones de visitas en la web, Anil Seth desarrolla en sus charlas la explicación de sus investigaciones y las vincula con sus propias experiencias cercanas a la muerte. Experiencias claves en el proceso de descubrir cómo funciona el cerebro y las informaciones sensoriales que reciben nuestros cuerpos.

Seth piensa en la conciencia de dos formas diferentes: una, como el mundo de experiencias que nos rodean -donde está la vista, los sonidos y los aromas y donde tenemos una panorámica multisensorial 3D, como una película interior inmersiva-; y dos, dice el británico, está el yo consciente: “la experiencia específica de ser tú o ser yo, que es el protagonista de esta película interior, y quizá el aspecto de la conciencia al que todos se aferran más estrechamente”.

El cerebro, dice el experto en neurociencia, “está encerrado dentro de un cráneo óseo, tratando de imaginar lo que hay en el mundo. No hay luces dentro del cráneo. Tampoco hay sonido. Solo debe seguir las corrientes de impulsos eléctricos indirectamente relacionadas con las cosas del mundo, cualesquiera que sean”.

Así argumenta la forma en que funciona la percepción, indicando que ésta adivina qué es cada cosa a través de un proceso de conjeturas informadas, donde el cerebro combina señales sensoriales con sus expectativas o creencias anteriores sobre cómo es el mundo. De esta forma, hace su mejor conjetura de lo que causó esas señales. “El cerebro no oye ni ve la luz. Lo que percibimos es su mejor suposición de lo que hay en el mundo”, cuenta.

A través de interesantes “juegos mentales” y experimentos clásicos, Seth demuestra que el contexto y la información que recibimos en nuestros cerebros puede cambiar en cada individuo. Agrega que la percepción es un proceso activo y constructivo, y que las señal es que llegan al cerebro desde el mundo exterior, dependen tanto o más de predicciones perceptivas que fluyen en la dirección opuesta. Por ende, no solo percibimos pasivamente el mundo, sino que también lo generamos activamente.

“No solo experimentamos nuestros cuerpos como objetos del mundo desde el exterior, también los experimentamos desde dentro, y las experiencias del cuerpo desde el interior son muy diferentes de las experiencias del mundo que nos rodea.  Las experiencias de ser un yo encarnado se relacionan más con el control y la regulación que con averiguar qué hay allí. Así, nuestras experiencias del mundo y de nosotros dentro de él son tipos de alucinaciones controladas moldeadas a lo largo de millones de años de evolución para mantenernos vivos en mundos llenos de peligro y oportunidad. Nos predecimos para existir, agrega.

No somos seres apartados de la naturaleza

La charla de Seth termina con algunas conclusiones que dejan mucho por reflexionar:

Primero: así como podemos percibir erróneamente el mundo, podemos percibirnos mal cuando los mecanismos de predicción funcionan mal. Entender esto abre nuevas oportunidades en psiquiatría y neurología, porque finalmente podemos llegar a los mecanismos en lugar de solo tratar los síntomas en enfermedades como la depresión y la esquizofrenia.

Segundo: lo que significa ser “yo” no se puede reducir ni subir a un programa de software que se ejecuta en un robot, por muy elegante o sofisticado que sea. Somos animales biológicos de carne y hueso, cuyas experiencias conscientes se forman en todos los niveles mediante mecanismos biológicos que nos mantienen vivos. Simplemente hacer las computadoras más inteligentes no va a hacerlas sensibles.

Tercero: nuestro propio universo interior individual, nuestra forma de ser conscientes, es sólo una posible forma de ser consciente. Incluso la conciencia humana, en general es solo una pequeña región en un vasto espacio de posibles conciencias. Nuestro yo y nuestro mundo individual son únicos para cada uno de nosotros, pero todos están basados ​​en mecanismos biológicos compartidos con muchos otros seres vivos.

“No somos el centro del universo, estamos relacionados con todas las otras criaturas hasta nuestros días. Con un mayor sentido de comprensión viene un mayor sentido de asombro y un mayor entendimiento de que somos parte de y no aparte del resto de la naturaleza. Y… cuando llega el fin de la consciencia, no hay nada que temer. Nada en absoluto”, finaliza.

Brigitte Baptiste será parte del Congreso Futuro 2019 el lunes 14 de enero de enero a las 10:00hrs

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias