Plantaron 15 mil árboles en Renca por la iniciativa del 6D - (03:29)
{"multiple":false,"video":{"key":"bIF69S","duration":"00:03:29","type":"video","download":""}}

Imagina caminar por el bosque y encontrar un árbol tan raro que sólo unos pocos privilegiados en el planeta han podido ver uno en estado salvaje.

Esto le pasó a Wayne Looney, un cazador neozelandés, que se encontró con 4 Ngutukākā, también conocidos como Kākābeak. Según el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda, se estima que existen en torno a 120 en todo el mundo.

Looney, encargado de sacrificar a las plagas de cabras, ha visto muchas cosas extrañas a lo largo de su vida, incluso el hueso de un dinosaurio cerca Del Río Mohaka (Nueva Zelanda). Sin embargo, este ha sido el descubrimiento más fortuito de toda su carrera.

Lee también: Dos quintos de las plantas del mundo están en riesgo de extinción

“Cuando lo encontré habían cabras en un risco sobre ellas. Yo las estaba cazando, pero después me di cuenta que las flores de las plantas de abajo eran rojas y ahí las descubrí“, aseguró el hombre para TVNZ1.

Estas plantas son extremadamente deliciosas, tanto, que el Departamento de Conservación los llama “plantas helado”. Sin embargo, están al borde de la extinción. 

Lee también: Botánica forense: Las plantas como una ayuda a la hora de buscar cadáveres

Aún así, los especímenes que equivalen al 20% del total de las especies del mundo, se encuentran creciendo un área de difícil acceso, resguardado por firmes estructuras naturales como rocas y ríos.

Con este impresionante hallazgo, los esfuerzos de conservación se vuelven mucho más esperanzadores, transformando a Looney, un cazador de cabras, en un verdadero protector de los bosques nativos de Nueva Zelanda. 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias