Al parecer las celebraciones de fin de año se adelantaron para una ardilla de Minessota, en Estados Unidos, quien vivió un curioso episodio luego de comer peras fermentadas.

Katy Morlok, de Inver Grove Heights, fue la encargada de capturar el momento con su cámara. Ella dejó las frutas de su refrigerador en el jardín para que algún animal que lo necesitara se las comiera.

Lee también: Expertos aseguran que la hiperventilación ayuda a limpiar rápidamente el alcohol del cuerpo

Sin embargo, tiempo después salió a revisar si algún animal había aceptado los alimentos cuando descubrió al roedor balanceándose de un lado a otro, con dificultad para mantenerse en pie y la mirada perdida.

Ahí fue cuando notó que posiblemente las peras estaban tan viejas que ya habían fermentado, causando que la ardilla se enfrentara a sus efectos. “Se emborrachó y yo no quería hacer eso, así que salí y agarré todas las peras“, señaló a Fox 9.

Katy recalcó al medio de comunicación que nunca tuvo la intención de que la ardilla se emborrachará y que, al contrario, estuvo preocupada toda la noche por el estado del animal.

Lee también: Estudio descubre que los “apagones” alcohólicos duplican el riesgo de padecer demencia

Al día siguiente, la ardilla regresó al patio de la mujer y se encontraba en buena forma. “Ha vuelto a su estado normal y regresa al alimentador todos los días“, sostuvo a Daily Mail.

La fermentación es un proceso biológico en el que los alimentos sufren diferentes cambios químicos, generando como desechos alcohol y dióxido de carbono (CO2).

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias