Si bien la investigación y testimonios que relacionan el manejo del balón de fútbol con la cabeza y las lesiones cerebrales no son recientes, una nueva investigación vuelve a poner en énfasis la importancia de considerar estos datos y tomar medidas concretas.

El estudio publicado en la revista Science and Medicine in Football analizó los efectos inmediatos de jugar con la cabeza, o cabecear. Esta indagación dejó en evidencia que hacerlo solo 20 veces ya serían suficientes para generar un daño en la función cerebral.

Lee también: Caldo de cuarentena: León Cohen y la disciplina del fútbol para enfrentar la pandemia

Para llegar a estos resultados, los investigadores de la Liverpool Hope University estudiaron a 30 futbolistas de entre 18 y 21 años quienes jugaban una vez a la semana y analizaron la función cognitiva, además de la memoria y la capacidad mental de los jugadores antes y después de dar estos 20 cabezazos.

Para ello, les realizaron la prueba King-Devick, que indica la presencia de un traumatismo craneoencefálico o sospecha de conmoción cerebral al medir la “velocidad ocular sacádica” o rapidez con la que se identifican objetivos visuales.

“Nuestros resultados son sorprendentes y preocupantes (…) Con las pruebas cognitivas, hubo una reducción significativa en la memoria de trabajo verbal y espacial”, sostuvo Jake Ashton, uno de los autores del estudio. La memoria de trabajo es aquella usada para el almacenamiento temporal de información.

En algunos países tales como Inglaterra, Irlanda del Norte y Escocia los niños y niñas menores de 12 años tienen prohibido cabecear balones de fútbol, además se ha limitado la cantidad de veces por entrenamiento en menores de 18 años.

Lee también: ¿Nadar en agua fría? Estudio de la Universidad de Cambridge sostiene que podría proteger al cerebro de la demencia

“Si bien se necesita más investigación, también puede ser necesario establecer medidas para limitar el cabeceo durante las sesiones de entrenamiento de fútbol, en todas las edades”, enfatizó Ashton.

El debate está especialmente latente en Inglaterra, país al que se le ha atribuido la creación de este deporte y donde diversas voces alertan los riesgos de esta acción. Durante el 2019, un estudio de la Universidad de Glasgow sugirió que los jugadores tendrían más del triple de probabilidades de morir de demencia y otras enfermedades neurológicas.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias