Si has escuchado de los “ciervos zombies”, sabes de los horrores de la enfermedad crónica de la basura (CWD, por sus siglas en inglés). Esta condición causa que los animales que la padecen deambulen torpemente a través del bosque, además de volverse agresivos y atacar a las personas que antes tanto temían. 

Se vuelven delgados y apáticos, pero lo más tenebroso de esto no es su similitud con los zombies que vemos en diferentes productos audiovisuales, es que es una enfermedad priónica e incurable. 

Los priones son proteínas mal plegadas que de alguna forma son infecciosas (todavía no se conoce la razón), y de las cuales todavía no se desarrolla un tratamiento o cura. 

Lee también: Rob Knight propone el uso de transplantes fecales para prevenir el cáncer y la obesidad: “Es un 90% efectivo”

Si te contagiaras con alguna, te deteriorarías a en un plazo de meses, probablemente perdiendo la habilidad para hablar o moverte, y eventualmente, morirías. Los doctores no serían capaces de hacer nada por salvarte.

Ahora la CWD parece afectar solamente a los ciervos, alces y venados. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Minnesota invitaron esta semana a diferentes legislaturas, a tomar medidas preventivas en caso de un posible contagio humano.

Lee también: Karen Nelson: “Cuando pensamos en los humanos hay que pensar en los cientos de millones de especies microbianas que llevamos dentro”

Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Prevensión de Enfermedades Infecciosas de esta universidad, declaró para Popular Science que “En base a mi experiencia, es probable que casos humanos de CWD asociados con el consumo de carne van a ser documentados en los años venideros.”

“Es posible que el número de afectados sea sustancial y no de casos aislados”, concluyó.

Osterholm afirma que tiene experiencia en casos similares; pone como ejemplo la encefalopatía espongiforme bovina, mejor conocida como la enfermedad de las vacas locas, la cual se creía no podría infectar a personas. 

Después se descubrió que era posible que los humanos se contagiaran de dicha condición a través del consumo de carne infectada, o del contacto con tejido infeccioso. Lo que se contrae en esos casos es una variante de la enfermedad del prion humano Creutzfeldt-Jakob.

Lee también: 60% de las enfermedades se originan en los animales

Por lo cual se recalca en la importancia de tomar medidas preventivas, afirma Osterholm, para evitar una segunda versión de la tan mediática enfermedad de las vacas locas. 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias