VIDEO RELACIONADO: Así regresaron los astronautas que viajaron con SpaceX - 02:58
{"multiple":false,"video":{"key":"b46Wpt3q9H","duration":"00:02:58","type":"video","download":""}}

(CNN) – El poderoso estruendo de un cohete espacial puede sacudir hasta las fibras de la infancia. Desde el programa Apolo, miles de personas se agolpan cerca de Cabo Cañaveral para ver los despegues y seguir con fascinación la estela de humo y fuego que produce una nave al ganarle la batalla a la gravedad.

Este 15 de noviembre, cuando la misión Crew-1 de SpaceX y la NASA despegue desde el Centro Espacial Kennedy, no será la excepción. Ahora cualquier persona, sin importar desde que parte del mundo, tendrá la oportunidad de verlo en tiempo real.

Lee también: La Tierra está disparando láseres desde Chile a una nebulosa que está estallando

Como si un despegue espacial no fuera de por sí un espectáculo genial, SpaceX ha sabido llamar la atención con un componente adicional: Sus cohetes reutilizables.

El Falcon 9 es el caballo de batalla multifuncional de SpaceX, ya que permite llevar al espacio carga y, desde este año, personas a la órbita terrestre. Se espera que este fin de semana impulse la cápsula Resilience con una tripulación completamente operacional.

Un cohete de dos etapas

El Falcon 9 mide 70 metros altura y 3,7 metros de diámetro. Su diseño integra dos etapas, la primera es más grande y cuenta con 9 motores encargados del impulso inicial, y la segunda, impulsada con un solo motor, llamado Merlin Vacuum y que se puede reiniciar varias veces para “colocar múltiples cargas útiles en diferentes órbitas”.

Existe un componente adicional en el engranaje del cohete: la interetapa o ‘interstage’ en inglés. SpaceX la describe como una estructura que conecta la primera y segunda etapa, la cual cuenta con empujadores neumáticos que permite que ambas partes se separen durante el vuelo.

Crédito: SpaceX

¿Por qué es relevante esto? Según la más reciente guía de usuario de los cohetes Falcon, tener sistemas de liberación y separación neumáticos, no explosivos, “reduce significativamente la huella de residuos orbitales” y disminuye el riesgo con menos dispositivos pirotécnicos que puedan explotar.

Lee también: Apofis, el “Dios del Caos”, está acelerando y la Tierra sigue cerca en su trayectoria

La reutilización de los cohetes Falcon permite reducir el costo del “acceso al espacio”, según SpaceX, lo que implica un ahorro considerable. Más allá de los beneficios económicos, existe otra ganancia que la empresa explica en su manual:

“La capacidad recuperación de la primera etapa brinda una oportunidad única para examinar el hardware recuperado y evaluar el diseño y la selección de materiales para mejorar continuamente el Falcon 9 y el Falcon Heavy”.

Crédito: SpaceX (Base de aterrizaje)

La empresa asegura que su motor Merlin fue diseñado para la recuperación y reutilización. Además de los logros en propulsión que permiten volver a entrar en el planeta, las “aletas de rejilla” ubicadas en la “interstage” orientan al cohete durante la reentrada dándole la precisión requerida al aterrizar.

La carga

Al Falcon 9 se le pueden integrar dos tipos de cápsulas: “Fairing” en caso de cargas como satélites e insumos para la Estación Espacial Internacional, y la “Dragon” para el transporte de personas.

“Fairing” está hecha un compuesto de carbono, mide 13,1 metros de altura y tiene un diámetro de 5,2 metros. Mientras que “Dragon”, como la Resilience que partirá con los cuatro astronautas, mide 8,1 metros de altura, tiene 3,7 metros de diámetro y puede transportar hasta 7 personas en la sección presurizada.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias