{"multiple":false,"video":{"key":"czoBKIMZMa5","duration":"00:02:45","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Corea del sur: “recuperados” resultan COVID-19 positivos otra vez (02:45)

La primera paciente confirmada con COVID-19 en Italia tenía niveles detectables de partículas virales infecciosas en secreciones oculares, mucho después de que la infección ya no estaba en su nariz.

Descubrimos que los fluidos oculares de pacientes infectados con SARS-CoV-2 pueden contener virus viable y, por lo tanto, pueden ser una fuente potencial de infección“, señalaron los autores del estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine.

“Estos hallazgos resaltan la importancia de las medidas de control, como evitar tocarse la nariz, la boca y los ojos y lavarse las manos con frecuencia”, agregaron.

Lee también: La ciencia todavía no puede asegurar que la inmunidad esté garantizada luego de recuperarse de COVID-19

El ARN del SARS-CoV-2 se detectó en hisopos oculares días después de que era indetectable en hisopos nasales“, escribieron los autores del estudio. Además, utilizaron pruebas de laboratorio que amplifican las partículas virales, los investigadores confirmaron que la muestra de virus tomada de sus ojos se estaba replicando y, por lo tanto, podría seguir contagiando.

Los oftalmólogos deben tener precaución durante los exámenes clínicos, ya que los ojos pueden ser tanto una entrada al virus como una fuente de propagación. Esta investigación demostró que la afectación ocular puede ocurrir temprano en el curso de la enfermedad COVID-19 “lo que sugiere que las medidas para prevenir la transmisión a través de esta ruta deben implementarse lo antes posible”, aseguraron.

Hasta ahora, pocos datos están disponibles en muestras oculares de pacientes con COVID-19, aunque ocasionalmente se ha informado de conjuntivitis entre los síntomas de COVID-19, similar a las infecciones causadas por otros coronavirus humanos”, dice el estudio.

Hallazgo

El 23 de enero, una mujer de 65 años voló desde Wuhan, China, donde comenzó el brote de coronavirus, a Italia. Cinco días después, comenzó a experimentar síntomas de COVID-19 y fue ingresada en el hospital al día siguiente. Sus síntomas iniciales incluyeron tos seca, dolor de garganta, coriza o inflamación de la membrana mucosa de la nariz y conjuntivitis. La paciente dio positivo por el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, y unos días más tarde, también desarrolló fiebre, náuseas y vómitos.

El tercer día que estuvo en el hospital, los profesionales de la salud tomaron un hisopo y descubrieron que tenía ARN, o material genético, del coronavirus en sus ojos.

Los profesionales de la salud continuaron tomando hisopos diarios. Aunque el ojo rosado de la mujer se aclaró el día 20 que estuvo en el hospital, descubrieron que el virus persistió hasta el día 21, según el informe. Durante los siguientes días, el virus fue indetectable tanto en la nariz como en los ojos, pero el día 27, detectaron el virus una vez más en sus ojos.

Lee también: OMS vuelve a desmentir teoría conspirativa: El coronavirus SARS-CoV-2 no salió de un laboratorio

La conjuntivitis se informó anteriormente como un posible síntoma de COVID-19. Además, los informes de China sugirieron que los ojos podrían ser una fuente de infección para el coronavirus, donde el virus puede replicarse, según el informe. Sin embargo, aún no está claro cuán infecciosas son estas muestras oculares.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias