{"multiple":false,"video":{"key":"oVseFzd6Ux","duration":"00:10:00","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Entrevista a alcalde Daniel Agusto por aumento de contagios en Calama (10:00)

Casi dos meses han pasado desde que el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, acuñó la metáfora “la batalla de Santiago” para referirse al recrudecimiento del coronavirus en la Región Metropolitana. Hoy, las cifras en la capital muestran un pequeño avance -en su último informe, Espacio Público habló de “cifras alentadoras”, con la positividad en una tendencia a la baja, con un promedio diario de 32% la semana pasada-. Sin embargo, las complicaciones se han trasladado a otros sectores del país.

En lo global, el total de contagios confirmados desde el inicio de la pandemia en Chile superó ya los 279 mil. Según la autoridad sanitaria, hay 32.476 pacientes activos conocidos. Este martes, se registró la cifra más baja de nuevos casos en los últimos 43 días (3.394), sin embargo, la situación respondería a un repunte en la R.M., mientras que en otras zonas se estaría empezando a observar un recrudecimiento de la pandemia.

Lee también: ¿Por qué la tasa de letalidad no es un buen indicador para comprender el desarrollo de la pandemia?

En cuanto a decesos, las personas muertas a causa del COVID-19 en el país llegaron el 30 de junio a las 5.688 con reconocimiento oficial. Considerando las muertes sospechosas o probables que lleva el Departamento de Estadísticas e Información del ministerio (DEIS) en su conteo, esta cifra bordea los 9 mil.

Mirando lo particular -en específico al 29° informe epidemiológico– los sectores “mineros” concitan una preocupación sanitaria. Rancagua, por ejemplo, tuvo una gran alza de casos activos, pasando de 1.074 a 1.344 en sólo cinco días, y es la única comuna que no pertenece a la R.M. con más de mil casos en la actualidad.

Por otro lado, Calama, en la Región de Antofagasta viene evidenciado señales de alerta hace bastante tiempo. El último reporte epidemiológico mostró aproximadamente mil casos activos en la zona y sus autoridades han insistido en la necesidad de implementar medidas restrictivas más severas.

“Esto nos obliga a hacer un esfuerzo mayor en esa región y obviamente que gran parte del aumento se refiere las dificultades que hemos tenido en Calama, pero estamos haciendo todos los esfuerzos posibles para revertir ese aumento de casos en Antofagasta”, señaló el ministro de Salud, Enrique Paris, en uno de sus balances diarios.

Algo en la línea también del informe de Espacio Público, que señaló que “el número de contagios en Antofagasta y O’Higgins creció en un 30% y 40% la última semana, respectivamente, las positividades promedio también crecieron, llegando a un 43% y 57% respectivamente”.

Alerta en el norte

La comuna de Antofagasta atraviesa su segunda cuarentena desde la irrupción del virus en Chile. Entre un confinamiento y el otro sólo transcurrieron tres semanas. Hoy el panorama, tanto en el municipio como en la región, es desalentador.

Según el Gobierno regional, al 30 de junio se contabilizaban en la zona más de 8.600 contagios desde el inicio de la pandemia. Lo importante es que casi mil 800 de ellos están activos en todos los territorios de la región.

Con esto, Antofagasta se encuentra a la cabeza como la zona más afectada del país en cuanto a número de contagiados por 100 mil habitantes, incluso superando a la Región Metropolitana. Y si se remite a la información del DEIS, es la tercera con más decesos entre confirmados y sospechosos, con un total 258 muertes.

Aquí está absolutamente descontrolada la pandemia. Las cuarentena se hicieron demasiado tarde y no estuvieron acompañadas de un esfuerzo de trazabilidad importante (…) Advertimos que esta era una zona estratégica para Chile y que esta región debería haber cerrado sus fronteras de manera precoz y que la gente que entrara debería hacer una cuarentena de 14 días”, nos comentó el doctor Hugo Benítez, presidente del Regional del Colegio Médico de Antofagasta. “Aquí falta la participación ciudadana, esto no se va a resolver de manera cupular”, agregó.

Lee también: La sorprendente simulación con organoides para conocer el impacto del COVID-19 en nuestro cuerpo

Por su parte, desde las autoridades de la Región, la petición es endurecer el confinamiento. Todos los alcaldes de la zona enviaron un oficio al titular de Salud en nombre de la Asociación de Municipalidades de la Región de Antofagasta. “El ministro de Salud debe extremar las medidas de seguridad, por ejemplo, cerrar ahora el aeropuerto de Antofagasta y Calama, incluso en terminales de buses, tiene que paralizar por completo las faenas mineras y sólo operar en casos de emergencia. Es decir, queremos hablar de una hibernación para la comuna de Antofagasta y también para Calama”, señaló la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo.

Las próximas semanas se vienen muy complejas. Probablemente no vamos a dar abasto, no sólo con los ventiladores y las camas críticas, sino con el problema de la cantidad de médicos que tienen esa capacidad”, advierten desde el Colmed de Antofagasta. 

El dilema minero en Calama

En el último informe epidemiológico publicado por el Minsal, Calama se mantenía como la segunda ciudad con más contagios en regiones fuera de la Metropolitana, aumentando así la preocupante situación que lleva varias semanas en la zona.

Y es que ha sido recurrente ver imágenes de trabajadores mineros trasladándose en situaciones de aglomeración. Algo bastante preocupante si se considera que la tasa de incidencia actual en la comuna es de 484,9 por cada 100 mil personas, ocupando el cuarto lugar en este apartado fuera de la R.M.

Cabe recordar que Calama entró en cuarentena el pasado 9 de junio, completando ya su tercera semana de confinamiento total.

Para el consejo regional del Colegio Médico de Calama, la situación epidemiológica compleja se debe a varios factores, como la población flotante derivada de la minería que se traslada esporádicamente al sector, la falta de mecanismos de procesamientos de PCR en la ciudad en el inicio de la pandemia y una escasez de personal especialistas en las zonas. 

Estamos con los dos hospitales grandes de Calama llenos con pacientes COVID-19 en un 99% y eso hace que se haga complicada la situación, porque están prácticamente todas las camas de pacientes críticos”, aseguró el presidente de la entidad, el doctor Sergio Silva.

Lee también: Salvador Donghi: “El desafío es incorporar a los diseños urbanos áreas silvestres para mejorar la salud pública”

El aeropuerto de Calama es un matadero”, ha expresado en reiteradas ocasiones el alcalde de Calama, Daniel Agusto. Por su parte, Codelco informó que dejará de utilizar el terminal aéreo El Loa a partir del miércoles 1 de julio, esto para favorecer a su descongestión.

En esa línea, a través de un conversatorio virtual, los senadores Guido Girardi y Pedro Araya junto a las diputadas Marcela Hernando y Catalina Pérez, y otros dirigentes sindicales pidieron decretar cuarentena total en la provincia de El Loa, cerrar el aeropuerto completo; impedir los viajes en bus, paralizar paulatinamente la división de Codelco e instalar un hospital modular.

“Con tres semanas de cuarentena seguidas, los números se han mantenido altos. No van a bajar porque ya el foco se nos fue de las manos. El seguimiento, las formas de aislamientos se nos escaparon”, concluye Silva.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias