A principios de diciembre de 2018 una investigación de Nvidia, empresa desarrolladora de unidades de procesamiento gráfico, mostró que dicha compañía es capaz de generar imágenes foto-realistas de personas que nunca han existido. Esto marcó otro paso a un mundo en donde cualquier material visual puede ser creíble y fácilmente generado

Afortunadamente, las caras generadas a través de sistemas de inteligencia artificial (I.A.) tienen ciertos rasgos diferenciables. A finales de diciembre del mismo año, el artista computacional Kyle McDonald publicó una guía para poder identificar un rostro falso.

Lee también: ¿Pueden enamorarse los robots?

Estas pistas no serán confiables por siempre y, ciertamente, no son aplicables para cada imagen, ya que alguna de estas son increíblemente convincentes.

Las siguientes fotos son capturas de pantalla recolectadas por Quartz del artículo publicado por Nvidia.

Rasgos faciales o joyería asimétrica

La foto arriba muestra una gran cantidad de pistas. Una de las más fáciles es una extraña masa flotando en la parte superior derecha de la cabeza de la persona. Ese tipo de deformación es común en las imágenes generadas por I.A., consistente con el experimento DeepDream de Google, de hace algunos años.

Lee también: China usa la inteligencia artificial para crear un presentador virtual de noticias

Pero además de eso la imagen es discretamente asimétrica cuando miras a las orejas de la persona. No sólo el cabello es más extraño en el lado derecho, también le falta un aro presente en su oreja izquierda.

Los algoritmos no tienen sentido común ni una regla programada al momento de ser simétricos con respecto a los accesorios o a las simetrías faciales.

La dentadura

Los algoritmos tampoco saben la cantidad ni la orientación de los dientes, en vez de eso buscan ejemplos de cómo se deberían ver de diferentes fuentes. En ocasiones la I.A. falla al hacer esto, dejando a las personas creadas con una dentadura extraña y torcida.

Esto podría ser más difícil de identificar que una deformación en la foto o un pendiente faltante, pero si miras atentamente a la imagen, la mujer que aparece tiene un pequeño tercer diente frontal.

Ropas y fondos extraños

Los patrones a veces son un misterio para los algoritmos generadores de personas, lo cual puede conducir a estructuras extrañas en los fondos de las fotos o ropa fuera de lo común en el contenido construido.

McDonald apunta que siempre hay que fijarse en los paisajes de las imágenes producidas por I.A., ya que casi siempre están deformes. En la foto de arriba el sujeto se ve sorprendentemente humano, sin embargo, el fondo no es más que una mezcla de formas geométricas color jade.

Lee también:Abordarán las posibilidades del Big Data y la Inteligencia Artificial en el pronóstico de enfermedades

Por otra parte, en la imagen inferior se puede notar que la ropa no está acorde al contexto de la foto, como también una extraña mancha parecida a un aro en su oreja derecha y el cabello conectado a la persona de manera poco orgánica.

Finalmente, si bien aún se puede distinguir a una persona real de una falsa, la tecnología de las I.A. está avanzando cada día más, por lo que en un futuro quizás ni siquiera podamos reconocer qué sujetos son seres humanos y cuáles son sólo una imitación.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias