Por María Jesús Cardemil

La optimización del agua es una preocupación transversal: estamos ante un recurso vulnerable, finito y esencial para la vida el planeta.

En el caso de su utilización para el riego de cultivos, se hace aún más urgente darle un buen uso. Según ha informado el Banco Mundial, el 70% del agua que se extrae en el mundo se ocupa en la agricultura.

A nivel global, más de 330 millones de hectáreas cuentan con instalaciones de riego. La agricultura de regadío, representa el 20% del total de la superficie cultivada y aporta el 40% de la producción total de alimentos en todo el mundo. Es debido a la magnitud de sus dimensiones, que todas aquellas mejoras en este sistema generarán un impacto.

Lee también: Infierno en la Amazonía: Incendios vuelven a amenazar este clave ecosistema

Es aquí, donde la tecnología puede darnos una mano. Una alternativa sustentable del agua para el riego agrícola, es la que desarrolló WiseConn.

La firma de emprendedores chilenos creó DropControl: una tecnología que permite desde una app a distancia, regar campos de acuerdo a las condiciones que se necesitan. Mediante la utilización de esta herramienta, se ha podido reducir el uso del agua en un 20% y lograr una mejora significativa en la producción de los campos.

Desde una aplicación en el celular, este sistema permite monitorear y automatizar el riego agrícola de manera segura, sin requerir de una conexión estable y continua a internet. Además, cuenta con una plataforma que permite almacenar y analizar los datos de riego, entregando información relevante a los dueños de los campos, que pueden manejarla a distancia.

El gerente general de WiseConn, Cristóbal Rivas, explica a Desafío Tierra que este es un sistema completo de monitoreo y control para la agricultura.

Permite a los agricultores estar en todo momento conectados a lo que está pasando, lleva un registro histórico y lo más importante controlar el riego “de manera confiable”. En la medida que lo utilizan, los usuarios “van aprendiendo de su campo, van detectando errores y van optimizando y afinando el riego que realmente es necesario”.

Sobre sus beneficios, Rivas comenta que se encuentra el ahorro de agua, de energía y que existe un aumento en la producción al optimizar los recursos. Considera que agregar tecnología es fundamental y que el problema del agua, radica en primera instancia en disponer de ella. Pero también, en poder utilizarla de manera eficiente y efectiva.

“Yo puedo tener el mejor sistema de riego, pero si es que riego dos horas -y podría haber regado una hora y media- estoy desperdiciando un 25%. Entonces la gestión del agua y la utilización correcta y racional del agua, tiene implicancias tremendas para la agricultura y para la sociedad en general“, afirma Rivas.

Lee también: Nuestras lágrimas son sorprendentemente similares a las de aves y reptiles

La idea de los cuatro emprendedores de WiseConn, es expandir esta herramienta. Tras cuatro años de gestión, el proyecto consiguió que los agentes reguladores de la Unión Europea, Estados Unidos y Australia, les asignaran patentes de riego en esos mercados, para implementar su tecnología de manejo del recurso hídrico.

Además, recientemente recibieron la aprobación de un subsidio otorgado por el programa “Consolidación y Expansión” de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO). Esto, les permitirá tener fondos para internacionalizarse a nuevos mercados.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias