De acuerdo un estudio sobre el impacto de menores cantidades de vitamina D en la población, el déficit de la vitamina tiene una mayor prevalencia en hombres menores de 40 años que en mujeres, con un 43.8% versus un 28.2% respectivamente.

Usted podría ser parte del 40% de la población chilena que presenta un déficit en sus niveles de vitamina D y no lo sabe, pero tal vez ha sentido algún síntoma: raquitismo, problemas óseos, fatiga, constantes dolores de cabeza, alteraciones del ánimo y disminución de la capacidad de respuesta inmune.

La deficiencia de vitamina D predispone a infecciones respiratorias. Por ello, una buena solución para mejorar los índices de deficiencia nacional, y sobre todo en tiempos de COVID–19, sería la suplementación con dosis diarias o semanales de vitamina D”, mencionó la ginecóloga y directora de la Sociedad Chilena de Climaterio, María Soledad Vallejo.

De acuerdo un estudio sobre el impacto de menores cantidades de vitamina C en la población, el déficit de la vitamina tiene una mayor prevalencia en hombres menores de 40 años que en mujeres, con un 43.8% versus un 28.2% respectivamente.

La reciente investigación demostró, además, que la deficiencia de vitamina D en la población chilena es mayor durante los meses de invierno y primavera, que en el resto de las estaciones. La especialista Vallejo explicó que estos resultados se relacionan con la latitud del país y las fuentes de alimentos que también juegan un rol importante en el acceso a esta vitamina.

¿Pero, qué es la vitamina D?

La vitamina D es una hormona que, en forma natural, se obtiene a través de la exposición directa de la piel a los rayos UVB del sol, la mejor fuente para obtenerla. Pero, también se puede adquirir a través de diferentes alimentos, como peces grasos y huevos, entre otros. Sus receptores están distribuidos en todo el organismo y en la mayoría de los tipos celulares, por lo que mejorar su status en el cuerpo podría reducir el riesgo de distintas enfermedades como patologías crónicas, óseas y respiratorias entre otras. Esto, debido a que la vitamina D tendría un efecto inmunomodulador.

La llegada del invierno hace que la exposición al sol sea difícil, algo que sin duda se ve incrementado por el contexto sanitario y las cuarentenas. Se ha comprobado que sí existe una relación entre el déficit de vitamina D, el sistema respiratorio y el invierno.

Hasta el momento, no hay contraindicaciones o efectos negativos sobre la suplementación con esta vitamina por lo que podría ser una solución para poblaciones con permanentes problemas para exponerse a la luz solar como las del extremo sur de Chile. En 2015 un estudio realizado por el pediatra Arturo Borzutzky ya evidenciaba una grave deficiencia de esta vitamina en niños de Punta Arenas debido a su alta latitud y consecuente mínima radiación solar, la que además aumenta por otros problemas de salud, como la obesidad, que interfiere en la absorción de la vitamina D a través de suplementos.

¿Cómo nos ha afectado el encierro de la pandemia?

¿Quiénes son los grupos de riesgo? ¿Cuál es la mejor forma de obtenerla? Estas y otras preguntas serán abordadas en un E-Talk sobre “Vitamina D: alimentación, exposición y suplementación”. La doctora Helia Molina, ex ministra de Salud y actual Decana de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago de Chile; Arturo Borzutzky médico pediatra de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Francisco Pérez, Doctor en Ciencias Biológicas y Director del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile, contestarán esta y otras preguntas durante el evento organizado por Laboratorio Andrómaco que será transmitido vía streaming.

Cuándo: jueves 15 de octubre a partir de las 09:30 de la mañana en el sitio web www.vitamina-d.cl.

 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias