VIDEO RELACIONADO - Hallan fósil de mamut lanudo de 10 mil años en Rusia por el deshielo de Siberia (00:44)
{"multiple":false,"video":{"key":"czoVzqk6Ja9","duration":"00:00:44","type":"video","download":""}}

(CNN) — Los mastodontes que habitaron lo que hoy se conoce como Estados Unidos, migraron muchas veces a lo largo de miles de kilómetros de Norteamérica durante 800.000 años debido al cambio climático, antes de extinguirse hace 11.000 años, según un nuevo estudio.

Este período de 800.000 años fue una especie de montaña rusa climática de las edades de hielo. Los períodos glaciales fríos fueron seguidos por períodos interglaciares más cálidos, en los que las capas de hielo se retraerían, creando bosques y humedales donde antes sólo había hielo.

Lee también: El deshielo de Siberia deja al descubierto un fósil de mamut lanudo de hace 10 mil años

Los mastodontes fueron una vez algunos de los animales terrestres vivos más grandes de la Tierra y, hasta ahora, los investigadores no sabían cómo reaccionaron estas enormes bestias a esos cambios del clima.

Los datos genéticos muestran una fuerte señal de migración, que se mueve de un lado a otro del continente, impulsada por lo que parece ser enteramente por el clima“, dijo el coautor del estudio, Hendrik Poinar, en un comunicado. Poinar es un genetista evolutivo y director del Centro de ADN Antiguo de la Universidad McMaster en Ontario, Canadá.

Estos cambios atrajeron a los mastodontes que se extendían hacia el norte durante estos tiempos más cálidos para buscar arbustos y ramas de árboles colgantes. A diferencia de los mamuts lanudos, que prosperaron en entornos más fríos y praderas heladas, los mastodontes, un pariente de los mamuts y los elefantes, prefirieron los entornos boscosos y pantanosos, húmedos y cálidos.

Pero a medida que los mastodontes vagaban desde el centro de México hasta la actual Alaska, el Yukón y Nueva Escocia, el clima volvería a cambiar. Las temperaturas cálidas del período interglaciar, similares a las temperaturas que experimentamos hoy, bajarían y el hielo volvería.

Las fluctuaciones de temperatura entre estos períodos, estimaron los investigadores, podrían cambiar más de 18 grados Fahrenheit. Y los períodos glaciares podrían causar una expansión de la capa de hielo, cubriendo el 50% de la tierra habitable de América del Norte.

Estos grupos de mastodontes que emigraron al norte, morirían. Luego, otro grupo de ellos volvería a migrar hacia el norte cuando cambiaran las temperaturas. Los investigadores saben esto porque no hay continuidad que sugiera que sobrevivieron a las heladas profundas cíclicas durante el período de 800.000 años, según el estudio.

Y los grupos que emigraron hacia el norte al Ártico durante estos períodos cálidos eran menos diversos genéticamente, lo que significa que eran muy similares entre sí. Esto también los hizo más vulnerables a la extinción, dijeron los científicos.

Los mastodontes se extinguieron hace unos 11.000 años aproximadamente, al mismo tiempo que otros grandes animales terrestres, como los mamuts lanudos, los perezosos terrestres gigantes y los gatos dientes de sable.

Pero entender por qué estos grandes animales terrestres se extinguieron es más difícil. Los científicos creen que la culpa es de una combinación de competencia por los alimentos, el cambio climático y la caza excesiva de los primeros humanos.

Estos animales preferían entornos diferentes, “por lo que esperaríamos que tuvieran respuestas muy diferentes a los ciclos glaciares / interglaciares repetidos“, dijo Emil Karpinksi, autor principal del estudio y estudiante de posgrado en el Centro de ADN Antiguo y el departamento de biología de la Universidad McMaster.

Si bien los períodos cálidos proporcionaron una nueva fuente de alimento para los mastodontes, también eliminaron entornos como los pastizales, que eran adecuados para caballos, mamuts y bisontes, a medida que se acercaban más árboles.

Lee también: ¿Un gigantesco cementerio prehistórico? Huesos de mamuts fueron descubiertos cerca de Ciudad de México

Los investigadores estudiaron los fósiles de 33 mastodontes diferentes y pudieron reconstruir el ADN de sus dientes, colmillos y huesos. El ADN reveló cinco grupos distintos de mastodontes. Dos vinieron del este de Beringia, una región que una vez unió Rusia a Estados Unidos. Y esos grupos fueron el resultado de migraciones a esta área durante los períodos interglaciares cálidos. La falta de diversidad genética de estos antiguos mastodontes los hizo vulnerables a más cambios en el medioambiente.

La investigación anterior se ha centrado principalmente en los mamuts, así como en el bisonte y el buey almizclero, que prosperaron en las frías praderas llamadas estepas de tundra. El nuevo estudio “aumenta en gran medida la cantidad de información genética del mastodonte americano y proporciona un marco sólido para estudios futuros en el animal“, dijo Karpinski.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias