La transformación digital es uno de los grandes cambios que están adoptando las empresas para adaptarse a los nuevos tiempos. Según predicciones de la consultora ICD, para el 2020, el 40% de el escenario latinoamericano habrá articulado completamente una estrategia para competir en la economía digital.

Ante un escenario, donde la tecnología cambia rápidamente y  donde se espera  una alta demanda de expertos para implementar nuevas tecnologías en las organizaciones, parece relevante  discutir cuáles son los requerimientos que deben cumplir los futuros profesionales. Además, jóvenes que aún debaten su futuro podrían acercase a este tipo de estudios informáticos. 

Según Alison Derbenwick, vicepresidenta de Oracle Academy un plataforma de e-learning para estudiantes y educadores de ciencias de la computación, define cinco temas que todas las instituciones de educación superior deberían enseñar a sus estudiantes de informática:

1. Programación paralela
El servidor único e independiente con una CPU ha sido desplazado por la nube y los procesadores paralelos multiproceso. Sin embargo, los institutos y universidades siguen enseñando principalmente a sus estudiantes la programación secuencial (programas que ejecutan instrucciones una tras otra), como lo han hecho durante décadas.
Los entornos informáticos modernos y el conjunto de datos masivos exigen que se procesen varias instrucciones simultáneamente en múltiples servidores.
Muy a menudo, la programación paralela se relega a un solo capítulo en un libro de texto, y se omite fácilmente cuando el tiempo en el semestre es corto. Para preparar a los estudiantes para computación de alto rendimiento, big data, aprendizaje automático, blockchain y más, se les debe enseñarles a pensar y programar en paralelo.

Lee también: Hadi Partovi y la educación digital en los colegios: “Tenemos que preparar a los niños para que puedan crear las tecnologías del futuro”

2. Programación verde
Cuanto más pedimos a nuestros dispositivos inteligentes que hagan, más energía necesitan para hacerlo y más rápido agotan sus baterías.
La forma en que se diseña un programa de software afecta directamente la cantidad de energía necesaria para ejecutarlo, aunque pocos cursos de pregrado enseñan a los estudiantes sobre esta relación. En un mundo que se calienta rápidamente, en el que soñamos grandes sueños sobre todas las formas en que la inteligencia artificial y la computación de alto rendimiento mejorarán nuestra vida, es imperativo que se programen software de energía optimizada. Los estudiantes no podrán hacerlo si no se les enseña cómo.

3. Desarrollo Colaborativo
La academia persiste en tratar de medir lo que saben los estudiantes individualmente. En la mayoría de las clases de programación, los estudiantes comienzan desde una pantalla en blanco y escriben un código limpio de forma independiente o, con menos frecuencia, con un compañero.Pero no es así como se diseña software en el mundo real. Los ingenieros de software profesionales casi siempre comienzan con el código de otra persona y trabajan en colaboración en grandes grupos para modificarlo, mejorarlo y corregirlo, para luego integrarlo con el código escrito por otros ingenieros en otros grupos.

Es común que los grupos de desarrollo de software incluyan personas de diferentes países y en diferentes zonas horarias. Trabajar de manera efectiva requiere que los miembros del equipo se comuniquen bien en diferentes idiomas y en diferentes culturas. También significa que alguien más debe poder ver su código y saber lo que hace, por lo que es fundamental establecer estándares de formato y proporcionar comentarios claros.
Sin embargo, en el deseo de asegurar de que cada estudiante entienda cada concepto de programación y regla de sintaxis, se pasa por alto las oportunidades de enseñar el desarrollo de software en colaboración y ayudar a los estudiantes a desarrollar habilidades profesionales críticas.

4. Arquitectura del Hardware
En la mente de la mayoría de los estudiantes universitarios, las aplicaciones móviles son donde está la acción. Pero las aplicaciones móviles están impulsadas por una gran cantidad de datos, y no serán de mucha utilidad sin los procesadores, las bases de datos y las redes que los alimentan.
La informática no se detiene en el software o la codificación. Los estudiantes también necesitan bases en la arquitectura de hardware, incluyendo ingeniería eléctrica y física. Se necesita informáticos que puedan probar y ampliar los límites del hardware tanto como lo que pueden lograr con el software.

5. Historia de la computación y ética

Desde hace varias décadas, se han hecho avances informáticos por el bien de la informática, porque lo que podemos lograr que hagan los computadores es sorprendente, porque el desafío de la próxima gran cosa es demasiado atractivo como para dejarlo pasar y porque hay dinero que ganar si podemos hacer “X”. Sin embargo, el hecho de que podamos hacer algo con la informática no significa que debamos hacerlo. Es importante para los estudiantes de informática entender su historia y tomar cursos de ética para que puedan tomar decisiones responsables. Deben conocer a los villanos y héroes históricos de la informática, sus inventores y detractores, y cómo se ha utilizado la computación para beneficiar y perjudicar a las personas. El viejo dicho aplica aquí: “si no aprendemos de nuestra historia, estamos condenados a repetirla”, asegura Derbenwick.

Lee también: “La Hora del Código Chile 2018”, la campaña mundial que enseña a programar computación a los jóvenes

Incluso en un currículo abarrotado, los educadores deben asegurarse de que los estudiantes adquieran las habilidades y el conocimiento que necesitan para convertirse en innovadores tecnológicos, líderes empresariales y contribuyentes positivos a la sociedad en las próximas décadas. Esta lista es solo un punto de partida, concluye Alison Derbenwick.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias