Hallan fósil de mamut lanudo de 10 mil años en Rusia por el deshielo de Siberia - (00:44)
{"multiple":false,"video":{"key":"czoVzqk6Ja9","duration":"00:00:44","type":"video","download":""}}

Los primeros mamíferos de la Tierra pasaron sus vidas a un ritmo más pausado que sus homólogos modernos, logrando vivir mucho más, según ha demostrado el análisis de unos dientes de 200 millones de años.

Utilizando tecnología de rayos X, paleontólogos estudiaron los dientes fosilizados de algunos de los primeros mamíferos terrestres, Morganucodon y Kuehneotherium, insectívoros del tamaño de una musaraña que caminaron por la Tierra junto con los primeros dinosaurios durante la transgresión marina del Jurásico Temprano, en lo que ahora se conoce como Glamorgan en Gales del Sur.

Expertos de la Universidad de Bristol del Reino Unido y la Universidad de Helsinki de Finlandia, estudiaron los anillos de crecimiento en las cuencas de los dientes de los mamíferos, y descubrieron que los animales podrían vivir hasta 14 años.

Esto es sorprendente, dado que los animales modernos de tamaño similar – como ratones y musarañas – tienen una vida útil de entre uno y dos años en estado salvaje.

Lee también: Mineros en Colombia encuentran fósiles de mastodonte de unos 10 mil años de antigüedad

Los diminutos mamíferos habían cavado en cuevas y agujeros en rocas, donde sus esqueletos y dientes se fosilizaron y quedaron bien conservados.

“Reconstruimos digitalmente las raíces de los dientes en 3-D y esto mostró que Morganucodon vivió hasta 14 años, y Kuehneotherium hasta nueve años. Me quedé estupefacto porque estas vidas eran mucho más largas que los de uno a tres años que anticipamos para pequeños mamíferos del mismo tamaño “, aseguró en un comunicado el Dr. Elis Newham, investigador asociado de la Universidad de Bristol.

“Por lo demás, eran muy parecidos a los mamíferos en sus esqueletos, cráneos y dientes. Tenían dientes de masticación especializados, cerebros relativamente grandes y probablemente tenían pelo, pero su larga vida muestra que vivían la vida a un ritmo más de reptil que de mamífero”, dijo Newham.

“Hay buena evidencia de que los antepasados ​​de los mamíferos comenzaron a ser cada vez más de sangre caliente desde el Pérmico tardío, hace más de 270 millones de años, pero, incluso 70 millones de años después, nuestros antepasados ​​seguían funcionando más como reptiles modernos que como mamíferos”, añadió.

Lee también: Descubren el yacimiento de fósiles de mamut más grande de México

Newham apuntó a que anteriormente se pensaba que las características clave de los mamíferos, incluso su sangre caliente, evolucionaron al mismo tiempo que sus contemporáneos.

“Por el contrario, nuestros hallazgos muestran claramente que, aunque tenían cerebros más grandes y un comportamiento más avanzado, no vivían rápido y morían jóvenes, sino que llevaban una vida más lenta y más larga, similar a la de los reptiles pequeños, como los lagartos”.

Aun así, aunque los mamíferos tenían un ritmo de vida similar a los reptiles, los expertos encontraron evidencia de ejercicio sostenido en los dientes estudiados, el que contenía contenía vasos sanguíneos y grasa, de los primeros mamíferos.

“Encontramos que en los huesos del muslo de Morganucodon, los vasos sanguíneos tenían tasas de flujo un poco más altas que en los lagartos del mismo tamaño, pero mucho más bajas que en los mamíferos modernos. Esto sugiere que estos primeros mamíferos estuvieron activos durante más tiempo que los reptiles pequeños, pero podrían no vivir los estilos de vida enérgicos de los mamíferos vivos “, agregó Newham.

La investigación fue publicada el lunes en la revista Nature.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias