Imagen: Pixabay

Las personas con sangre tipo A pueden ser más vulnerables a la infección por COVID-19, mientras que aquellos con tipo O parecen más resistentes, según un estudio preliminar de pacientes en China que contrajeron la enfermedad conocida como coronavirus.

Investigadores médicos en China tomaron patrones de grupos sanguíneos de más de 2.000 pacientes infectados con el virus en Wuhan y Shenzhen y los compararon con poblaciones locales saludables. Descubrieron que los pacientes con sangre tipo A mostraron una mayor tasa de infección y tendieron a desarrollar síntomas más graves.

Lee también: Estados Unidos realiza el primer ensayo clínico para una vacuna contra el coronavirus en humanos

Si bien los investigadores dijeron que el estudio era preliminar y que se necesitaba más trabajo, instaron a los gobiernos y a las instalaciones médicas a considerar las diferencias en el tipo de sangre al planificar medidas de mitigación o tratar a pacientes con el virus, conocido como Sars-CoV-2.

Las personas del grupo sanguíneo A podrían necesitar una protección personal particularmente fortalecida para reducir la posibilidad de infección”, escribieron los investigadores dirigidos por Wang Xinghuan del Centro de Medicina Basada en la Evidencia y el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan.

Por el contrario, “el grupo sanguíneo O tenía un riesgo significativamente menor para la enfermedad infecciosa en comparación con los grupos sanguíneos que no son O”, según un artículo que publicaron en Medrxiv.org el 11 de marzo.

De 206 pacientes que habían muerto por COVID-19 en Wuhan, 85 tenían sangre tipo A, que era un 63 por ciento más que los 52 con tipo O. El patrón existía en diferentes grupos de edad y género.

Científicos de todo el mundo están en una carrera contra el tiempo para desarrollar la vacuna. Foto: Archivo.

Podría ser útil introducir la tipificación sanguínea ABO tanto en pacientes como en personal médico como parte rutinaria del manejo de Sars-CoV-2 y otras infecciones por coronavirus, para ayudar a definir las opciones de manejo y evaluar los niveles de exposición al riesgo de las personas”, Wang escribió en el periódico.

Limitaciones del estudio

El estudio fue realizado por científicos y médicos de ciudades de China, incluidos Beijing, Wuhan, Shanghai y Shenzhen. No ha sido revisado por pares y los autores advirtieron que podría haber riesgos involucrados en el uso del estudio para guiar la práctica clínica actual, según indica una publicación de South China Morning Post.

Gao Yingdai, investigador del Laboratorio Estatal Clave de Hematología Experimental en Tianjin, no participó en el estudio, pero dijo que podría mejorarse con un tamaño de muestra más grande. Aunque 2.000 no era pequeño, está eclipsado por el número total de pacientes infectados por el coronavirus, ahora supera los 180.000 a nivel mundial.

Otra limitación del estudio fue que no proporcionó una explicación clara sobre el fenómeno, como la interacción molecular entre el virus y los diferentes tipos de glóbulos rojos, aseguró Gao.

Los tipos de sangre están determinados por un llamado antígeno, un material en la superficie de los glóbulos rojos que puede desencadenar una respuesta inmune. El biólogo austríaco Karl Landsteiner descubrió los principales grupos sanguíneos en 1901, nombrándolos tipo A, B, AB y O. El descubrimiento permitió transfusiones de sangre seguras al unir los tipos de sangre en los pacientes.

En cada país, varían los tipos de sangre. Por ejemplo, en Estados Unidos, alrededor del 44% de la población es de tipo O, mientras que alrededor del 41% es de tipo A. En Wuhan, que tiene una población de aproximadamente 11 millones, el tipo O es de 32%, mientras que A es de 34% entre personas sanas. Entre los pacientes de COVID-19, era de aproximadamente 38 y 25 por ciento.

China superó la peor parte de la pandemia y ahora busca una vacuna. (AP Photo/Ahn Young-joon)

Los científicos aún no están seguros de cómo evolucionaron los diferentes grupos sanguíneos, aunque una teoría es que son una memoria genética de plagas. Otros argumentan que factores ambientales como la altitud, la temperatura o la humedad podrían haber jugado un papel para favorecer el aumento de ciertas poblaciones de tipo sanguíneo.

Según estudios previos, se ha observado una diferencia en el tipo de sangre en otras enfermedades infecciosas, como el virus Norwalk, la hepatitis B y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

Gao, del laboratorio de Tianjin, dijo que el nuevo estudio “puede ser útil para los profesionales médicos, pero los ciudadanos comunes no deberían tomarse las estadísticas demasiado en serio“. “Si eres del tipo A, no hay necesidad de entrar en pánico. No significa que se infecte al 100 por ciento ”, afirmó.

Si usted es de tipo O, tampoco significa que esté absolutamente seguro. Aún necesita lavarse las manos y seguir las pautas emitidas por las autoridades”, advirtió.

Lee también: No se puede evitar pero se puede “aplanar la curva” de contagio del coronavirus

Una versión  de este artículo apareció en la edición impresa del South China Morning Post como: Las personas con sangre ‘tipo A’ pueden ser más vulnerables a COVID-19

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias