Arterias de niños claves al momento de realizar inmunidad - (02:19)
{"multiple":false,"video":{"key":"czouKpZFjbR","duration":"00:02:19","type":"video","download":""}}

La inmunidad del cuerpo en contra del mortal virus del Ébola podría durar por años luego de ocurrida la infección, según concluyó el estudio más largo en relación con supervivientes del patógeno realizado por científicos británicos y guineanos, lo que podría tener implicancias en la investigación del COVID-19. 

Los hallazgos son el resultado del estudio más completo del mundo del devastador brote de Ébola que afectó a África entre 2013 y 2016, lo que podría ayudar a entender mejor la respuesta del cuerpo a las enfermedades zoonóticas. 

El reciente estudio sugiere que los anticuerpos que atacan al COVID-19 podrían durar sólo dos meses, lo que conduce a la especulación de que la inmunidad frente al virus podría no durar mucho, y aquellas personas que se hayan contagiado siguen en riesgo de volver a contraer la enfermedad.

El equipo de científicos de Guinea descubrió que algunos supervivientes del Ébola mostraron no contar con ningún anticuerpo especializado a sólo tres meses de haber contraído la enfermedad, incluso luego de haber construido una fuerte defensa en contra del patógeno para poder vencer a la letal enfermedad. 

Lee también: En medio de la crisis de Covid-19, la resistencia bacteriana sigue preocupando a los expertos

Sin embargo, aseguran que existe la capacidad de luchar contra una posible reinfección con linfocitos T de reserva – un tipo de glóbulo blanco que gatilla las respuestas inmunes – y los B que memorizan un tipo específico de plan de batalla para un patógeno específico, de acuerdo a los hallazgos publicados en The Lancet Infectious Diseases

Las pruebas de anticuerpos actuales post-COVID sólo buscan anticuerpos y no así linfocitos T y B. 

“Sólo porque los anticuerpos no pueden ser detectados, no significa necesariamente que alguien no ha adquirido inmunidad producto de su infección” aseguró Miles Carroll, profesor de la Universidad de Oxford y principal autor del estudioThe Guardian

El estudio es el más grande de su tipo, lo que permitió a los científicos “evaluar de forma única a los anticuerpos neutralizantes y las respuestas de los linfocitos”, tomando muestras de sangre a lo largo de tres años de 117 supervivientes, 66 personas que estuvieron en contacto y 23 sujetos de control negativos de Guinea. 

Lee también: ¿Por qué la inmunidad colectiva podría ser una estrategia peligrosa? Esto es lo que dicen los expertos

Su estudio reveló que el 95% de los supervivientes contaban con ambos anticuerpos o una respuesta de linfocitos T al virus, y que no hubo una “significativa reducción” de sus anticuerpos o linfocitos T a más de tres años de la infección. 

Los resultados sugieren que los científicos necesitan considerar al patógeno completo al momento de diseñar nuevas vacunas y no sólo a los componentes que decoran la superficie del virus. 

Lo que sorprendió a los científicos fue descubrir que nueve de los 66 contactos cercanos, normalmente madres, de aquellas personas infectadas con Ébola, presentaron respuestas de anticuerpos y linfocitos al virus sin haber reportado ningún síntoma. 

“Con esta información podemos sugerir que más personas resultaron infectadas con el virus de lo que los reportes oficiales sugirieron”, afirmaron los expertos en el paper, lo que podría tener implicancias en el entendimiento de la inmunidad generalizada a otros virus. 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias