{"multiple":false,"video":{"key":"czolNL2quPT","duration":"00:02:31","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Captan por primera vez una estrella en forma de gota – (02:31) 

Las manchas solares fueron descubiertas hace siglos. En primera instancia, Galileo pensó que éstas eran producto de que su telescopio se había echado a perder, mientras que Kan Te, un visionario astrónomo chino, creía que dichas sombras eran señales de malos augurios. 

Sin embargo, algo que ambos científicos notaron luego de años de estudios, es que las manchas aparecen, crecen y se desvanecen. 

Desde entonces que los ciclos solares determinan cuando la actividad de nuestra estrella es más activa o apagada y se transformaron en uno de los grandes misterios que el campo de la astronomía aún no logra resolver. 

Sin embargo, un grupo de científicos del Instituto Max Planck para la Investigación Solar (MPS, por sus siglas en alemán), la Universidad de Gotinga y la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi, aseguró haber encontrado una pista clave para comenzar a dilucidar la interrogante. 

Lee también: Astrónomos logran tomar la foto del Sol con más alta resolución de la historia

Según los expertos del MPS, bajo la superficie del Sol hay una densa capa de plasma caliente. El experto Laurent Gizon, Director del MPS, aseguró a la BBC que este “flujo plasmático”, sería el responsable de la aparición y comportamiento de los ciclos solares. 

Pero ¿qué son los ciclos solares? Según Gizon, la actividad magnética del sol cambia cada 11 años, invirtiendo su polaridad. “El campo magnético del Sol aumenta y disminuye (…) crece hasta un máximo y luego se vuelve a debilitar hasta comenzar a crecer de nuevo. Es un periodo que dura un total de 22 años”, agrega el experto. 

Cuando el magnetismo alcanza su peak la actividad de la superficie del Sol se dispara, lo que produce enormes explosiones de energía llamadas erupciones solares. A la vez, en este periodo se pueden desencadenar erupciones de masa coronal, haciendo que el sol dispare a velocidades vertiginosas millones de toneladas de hidrógeno ardiente hacia el espacio. 

Para los astrónomos, la marca más característica de esta elevada actividad del sol son las manchas solares; pequeñas zonas oscuras en la superficie del Sol en las cuales la fuerza magnética del astro es mucho más fuerte que en el resto de su cuerpo. 

Lee también: El alucinante registro que muestra al sol durante 10 años

A través de un técnica llamada “heliosismografía”, bastante similar a los procesos utilizados por la ciencia de la sismografía, los científicos determinaron que los ciclos del sol están determinados por los flujos de plasma caliente en su interior. 

De acuerdo a Gizon, el gas ionizado al interior del Sol se mueve en ambos hemisferios (sur y norte) en dirección a los polos, a una profundidad de 200 mil kilómetros. A la vez, descubrieron que la velocidad del flujo hacia el centro de la estrella se mueve a una velocidad de 15 kilómetros por hora, mientras que cuando sube (o baja) hacia los polos lo hace a 50 kilómetros por hora.

“Las corrientes de plasma describen una rotación única en cada hemisferio solar que dura unos 22 años, lo que coincida con el periodo de ciclos solares”, concluye Gizon.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias