Descubren posibles indicios de vida en Venus - (02:12)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVoepsPgBK","duration":"00:02:12","type":"video","download":""}}

Un agujero negro disfrutó de una cena estelar de espaguetis y los astrónomos pudieron presenciar el evento a 215 millones de años luz de distancia, en una galaxia espiral en la constelación de Eridanus.

Los astrónomos vieron la luz de una estrella devorada y destrozada por un agujero negro supermasivo usando telescopios del Observatorio Europeo Austral, en Chile. Aunque suena increíblemente lejano, este evento fue la agonía fulgurante más cercana de una estrella que los astrónomos han visto hasta la fecha.

Y aparentemente, lo que presenciaron los astrónomos fue la “espaguetificación” de la estrella.

“Cuando una estrella desafortunada se acerca demasiado a un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia, la atracción gravitacional extrema del agujero negro destruye la estrella en delgadas corrientes de material”, dijo Thomas Wevers, coautor del estudio y becario de ESO en Santiago de Chile, en un comunicado. Wevers estaba en el Instituto de Astronomía de la Universidad de Cambridge mientras trabajaba en esta investigación.

Cuando estas delgadas hebras del material de la estrella caen en el agujero negro, liberan una llamarada energética brillante que los astrónomos pueden detectar.

Lee también: Astrónomo chileno: “Encontramos un planeta donde no deberían haber”

Los eventos de espaguetificación son mucho más raros de observar y más difíciles de estudiar. Pero los investigadores tenían el Very Large Telescope y New Technology Telescope del Observatorio Europeo Austral apuntando al lugar correcto después de detectar un nuevo destello de luz el año pasado que estaba ubicado cerca de un agujero negro supermasivo.

“La idea de un agujero negro ‘succionando’ una estrella cercana suena a ciencia ficción. Pero esto es exactamente lo que sucede en un evento de interrupción de las mareas”, dijo Matt Nicholl, autor principal del estudio y profesor e investigador de la Royal Astronomical Society en Universidad de Birmingham en el Reino Unido, en un comunicado.

El estudio se publicó el lunes en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Aunque la luz de la estrella era increíblemente brillante, los astrónomos aún tenían dificultades para estudiarla porque el polvo y los escombros creados por el evento ayudaron a ocultarla de la vista. La energía liberada durante la “hora de la comida” del agujero negro empujó los escombros de la estrella en una especie de cortina.

“Descubrimos que, cuando un agujero negro devora una estrella, puede lanzar una poderosa explosión de material hacia el exterior que obstruye nuestra vista”, dijo Samantha Oates, coautora del estudio e investigadora de la Universidad de Birmingham, en un comunicado.

Los astrónomos comenzaron a observar el evento poco después de que la estrella fuera destrozada y continuaron usando diferentes telescopios e instrumentos para estudiarlo en detalle durante seis meses, a medida que la luz de la estrella inicialmente crecía y luego se desvanecía.

Lee también: Simulación podría haber revelado la apariencia real de la materia oscura

“Debido a que lo detectamos temprano, pudimos ver la cortina de polvo y escombros que se levantaba cuando el agujero negro lanzaba una poderosa salida de material con velocidades de hasta 10.000 km / s”, dijo Kate Alexander, coautora del estudio y becaria Einstein de la NASA. en la Universidad Northwestern, en un comunicado.

“Este único ‘vistazo detrás de la cortina’ brindó la primera oportunidad de identificar el origen del material oscurecedor y seguir en tiempo real cómo envuelve el agujero negro”, agregó Alexander. 

Las observaciones se tomaron en múltiples longitudes de onda de luz, incluida la luz óptica, de rayos X, ultravioleta y de radio. Estas diferentes longitudes de onda revelaron un vínculo directo entre la llamarada brillante presenciada cuando la estrella fue consumida por el agujero negro y el material que fluye desde la estrella.

“Las observaciones mostraron que la estrella tenía aproximadamente la misma masa que nuestro propio Sol, y que perdió aproximadamente la mitad de eso en el monstruoso agujero negro, que es más de un millón de veces más masivo”, dijo Nicholl.

El estudio promueve el cómo los astrónomos entienden los agujeros negros y este evento en particular, denominado AT2019qiz, podría usarse como una “piedra Rosetta” para eventos similares en el futuro.s

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias