{"multiple":false,"video":[]}

Uno de los focos de investigación actuales de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés) tiene relación con las misiones espaciales de larga duración, y la salud y bienestar de los astronautas. Esto implica desarrollar soluciones de  acceso rápido a aplicaciones médicas “custom made”, piezas o instrumental médico fabricado “on demand”, prótesis, órtesis o elementos para tratamiento de emergencia y cierre rápido de heridas, entre otras.

Una de las tecnologías idóneas para resolver muchos de los desafíos en aplicaciones médicas es la Impresión 3D. Pero es necesario trabajar en un problema inherente a esta tecnología: la naturaleza porosa de los polímeros y las geometrías complejas de los objetos impresos en 3D que crean condiciones muy favorables para alojar una alta carga bacteriana.

Es por esto que NASA en conjunto con la U. De Nebraska y la empresa chilena basada en USA Copper3D han comenzado un estudio acerca del potencial de un nuevo material antibacterial  para impresión 3D, un polímero de Ácido Poliláctico (PLA) que contiene un aditivo patentado en base a nanopartículas de cobre y otros elementos potenciadores, que elimina activamente una amplia gama de hongos, virus y bacterias llamado PLACTIVETM.

Daniel Martínez, Director de Innovación y co-fundador de Copper3,  menciona: “El uso de esta nueva tecnología antibacterial de impresión 3D tiene muchísimas aplicaciones potenciales para varias industrias, aunque nosotros hemos hecho foco en el tipo de soluciones que podrían ser ideales en el ámbito de la Medicina y Rehabilitación, por ejemplo en el desarrollo de dispositivos médicos como prótesis y órtesis de todo tipo, instrumental médico/quirúrgico, aplicaciones en el mundo dental, curación de heridas complejas, etc. Pero ahora queremos ir un paso más allá y verificar este potencial en otro tipo de desafíos asociados a los problemas del futuro de las misiones espaciales de larga duración”.

El Dr. Claudio Soto, Director Médico y co-fundador de Copper3D, explica: “Este nuevo material ya ha superado de manera muy exitosa pruebas de laboratorio en Chile y USA, con estudios de carga microbiológica que han demostrado su capacidad de eliminar en unas pocas horas +99,99% de peligrosas cepas bacterianas como Escherichia coli y Staphylococcus aureus, cepas que además están muy presentes en el ambiente hospitalario causando millones de infecciones y muertes al año”.

El investigador de la U. De Nebraska, Jorge Zúñiga PhD y director científico de este estudio afirmó: “El objetivo de la presente investigación es triple: i.-Describir el desarrollo de prótesis impresas en 3D con filamento antibacteriano, ii.-Verificar las propiedades antibacterianas de las prótesis impresas en 3D en condiciones espaciales y iii.-Desarrollar una metodología de adaptación remota y determinar la satisfacción del paciente después de usar una prótesis antibacteriana impresa en 3D.

El estudio realizado en la prótesis de dedo, sentará las bases científicas de futuros estudios acerca del impacto de esta nueva tecnología en innumerables nuevas aplicaciones antibacteriales que solucionen graves problemas sanitarios y funcionales tanto en la tierra como en el espacio”.

Andrés Acuña, co-fundador de Copper3D y CEO menciona: “Nuestra empresa nació con un gran foco en innovación y nuestros objetivos seguirán estando ligados a la innovación y desarrollo de nuevos materiales y productos que logren un real impacto en la calidad de vida de las personas. Nos tiene muy entusiasmados los resultados que puedan salir de este estudio con el Dr. Jorge Zúñiga, la U. De Nebraska y NASA y pensamos que esta colaboración se podría mantener en el tiempo para ir explorando nuevas tecnologías en el ámbito de la Manufactura Aditiva que puedan salvar vidas en ambientes tan hostiles como las misiones espaciales de larga duración.

Te puede interesar: Los detalles de la revolución 3D al servicio de la salud.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias