{"multiple":false,"video":{"key":"oVqlY4mAIz","duration":"00:01:12","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Investigan misteriosa muerte masiva de cientos de elefantes en África – (01:12) 

Retrocedamos en el tiempo. Antes de la extinción de los dinosaurios, producto de la “Gran Muerte” que eliminó al 95% de los organismos del planeta; tuvimos la Era Paleozoica. 

En esta etapa de la historia terrestre, entre unos 541 y 252 millones de años atrás, los artrópodos (animales con exoesqueletos tales como insectos, crustáceos, escorpiones, y cangrejos herradura) variaban en tamaños desde minúsculos, hasta colosales. 

De hecho, algunos artrópodos del paleozoico representaron algunos de los animales más grandes del planeta en dicha época. Si te pudieras sumergir en los océanos de este período, podrías tener la fortuna (o mala suerte) de encontrar uno de los artrópodos extintos más temibles de todos: el escorpión marino Eurypterida

Una investigación publicada en Gondwana Researchse transformó en la colección de información más completa sobre estas fascinantes criaturas que alguna vez deambularon por los mares australianos. 

Una vista impresionante

Aunque los Eurypterida eran bastante parecidos a los escorpiones (con una forma similar, adaptada para nadar) no pertenecían a dicha especia. Se pueden consideran algo así como “los primos” de los escorpiones modernos. 

Lee también: Fósiles encontrados en la Patagonia confirman que las abejas existen hace 100 millones de años

Una parte excepcional de la evolución de escorpiones marinos, es cómo entraron en la narrativa del gigantismo paleozoico. 

Ellos son unos de los depredadores marinos más grandes de los que se tengan registro fósil, incluyendo especies que llegaron a alcanzar los 2,5 metros de largo, como el Jaekelopterus rhenaniaeEn ese entonces, algunos de estos gigantes, ocupaban el mismo lugar de la cadena alimenticia que los tiburones blancos modernos.

Estos hábiles nadadores usaban sus largos brazos frontales, armados con garras, para atrapar a sus presas, las cuales aplastaban entre estructuras similares a dientes, que se encontraban en sus patas (llamadas espinas gnato-básicas). 

Aunque no sepamos exactamente qué comían estos enormes animales, es probable que pequeños peces y artrópodos fueran sus presas predilectas. Y sin duda, si en ese tiempo hubieran existido los humanos, hubiéramos sido presas fáciles también. 

Lee también: Escarbando en el pasado: Paleontólogos hallan fósiles de 320 millones de años en la precordillera de Atacama

Se trata de uno de los registros fósiles más sorprendentes, de quienes dominaban la Tierra antes de la irrupción humana. Por lo que los investigadores australianos a cargo del estudio, e que definió los hábitos y lugares en que habitaban estos escorpiones marinos, aseguran que seguirán profundizando sus conocimientos sobre estos fascinantes depredadores prehistóricos. 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias