El COVID-19 que ha contagiado a más de 70 mil personas al centro de China se ha expandido teniendo brotes en Corea del Sur, Irán, Italia y otras decenas de países incluyendo Chile, donde los casos confirmados ya alcanzan los dos dígitos.

Si el nuevo coronavirus pasara a ser clasificado como “pandemia”, una cosa es segura: miles de millones de personas esperarán obtener una vacuna para tratar la enfermedad.

Aunque aún no exista un tratamiento efectivo para el virus y la neumonía que causa, la OMS asegura que existen más de 70 medicamentos (o combinaciones de éstos) que podrían darle cara al resistente patógeno.

Aquí un pequeño listado con las investigaciones y tratamientos más prometedores que buscan enfrentar al COVID-19 según el MIT Techonology Review.

Bloqueadores de virus

Aunque experimental, el compuesto inyectable remdesivir (creado por Gilead Sciences) es un antiviral de amplio alcance sobre el cual Francis Collins, cabeza del National Institutes of Health, afirma sentirse optimista.

La medicina crea una versión deforme de un nucleótido que el virus necesita para construir nuevas copias de si mismo, lo que previene que éste se multiplique. El mismo tipo de estrategia condujo a la fabricación de un tratamiento contra la hepatitis C por parte de Gilead.

Lee también: Nuevo hallazgo: Identifican fármaco que podría bloquear el coronavirus

Remdesivir es un buen prospecto ya que es ampliamente activo al momento de combatir los virus cuyo material genético está hecho de ARN como el coronavirus. Ha funcionado de forma bastante eficaz en ratones y monos de laboratorio infectados con MERS (un patógeno relacionado).

En enero, se trató con remdesivir a un hombre estadounidense de 35 años que se contagió con el coronavirus en un viaje a China culminando en resultados positivos donde el sujeto se sanó.

Vacunas

Probablemente la mejor defensa a largo plazo es una vacuna, sin embargo éstas en el mejor de los casos se pueden demorar de 3 a 4 años en llegar al mercado. Esto es porque toma tiempo manufacturarlas en masa y probar que el método protegerá a las personas de las infecciones. Además, no es raro que las vacunas fallen, haciendo que los científicos tengan que comenzar a desarrollar una respuesta inmune desde cero.

Afortunadamente, se desarrollaron un montón de vacunas para combatir el SARS, enfermedad parecida al coronavirus que mató a 774 personas a comienzos de 2003. Aunque las inyecciones no se necesitaron luego de que la propagación del patógeno se detuviera, algunos de las aproximaciones están siendo usadas para tratar el COVID-19.

Una compañía de las compañías que ha logrado desarrollar una vacuna es Sanofi. Su aproximación es manufacturar proteínas llamadas antígenos a partir del virus; estas pueden ser inyectadas en el torrente sanguíneo, entrenando el sistema inmune de las personas para reconocer al germen.

Lee también: Científicos chilenos desarrollan vacuna contra el coronavirus y prometen prototipo para dos meses más

Vacunas “express”

Algunas compañías están experimentando con nuevos tipos de vacunas que buscan inyectar pequeñas cantidades del material genético del virus directamente en el cuerpo de los pacientes. De esta forma sus propias células fabrican los antígenos virales.

Aunque esos tipos de vacunas no cuentan con una alta tasa de éxito en el campo de la medicina, son la mejor forma de crear prototipos. Tal es el caso de la compañía Moderna Therapeutics que afirma ya haber enviado dosis de vacunas de ARN para ser investigados.

Plasma de los sobrevivientes

Una persona que se infecta con un virus pero lo vence tiene el torrente sanguíneo repleto de anticuerpos que combaten directamente al patógeno en cuestión. Se ha demostrado que recolectar el plasma de la sangre de los sobrevivientes de diferentes enfermedades en el torrente sanguíneo de un infectado puede salvar su vida.

Lee también: El coronavirus mutó, haciéndose más agresivo: Científicos chinos indagan los orígenes de la propagación del COVID-19

Mientras no se tiene certeza si el plasma funcionará, más de 30 mil personas se han recuperado del coronavirus, así que hay un gran número de donantes potenciales. Actualmente hay doctores en Shanghai que están utilizando éste método.

Medicamentos contra el VIH

Para ayudar a pacientes con enfermedades respiratorias severas a causa del virus, los doctores en China están priorizando utiliza medicamentos que puedan obtener; estos incluyen muchos que son aptos para apalear las consecuencias inmunodeficientes relacionadas al VIH.

Lee también: Nadie ha desarrollado inmunidad: OMS advierte que el coronavirus es más mortal que la gripe estacional

 Por ejemplo, un hospital en Shanghai probó una combinación de pastillas de lopinavira y ritonavira en 52 pacientes. A pesar los científicos no consiguieron resultados positivos, no están dispuestos a soltar esta hipótesis por lo que están realizando más pruebas clínicas.

Otro método es el Lopinavir, medicamento usado para tratar el VIH, también ha mostrado ser efectivo contra el COVID-19, según Jeannette Dabanch, infectóloga del Hospítal Clínico de la Universidad de Chile. “Es como una tijera biológica, que ataca virus retroactivos que utilizan dicha enzima como un enlace para su propagación”, aseguró a Futuro 360.

Cloroquina

De acuerdo a algunas publicaciones rondando redes sociales, la cura para el coronavirus ya se conoce y es un viejo medicamento antimalaria llamado cloroquina. La verdad es que eso no está probado.

Sin embargo, se están realizando estudios del barato compuesto en China, con pacientes siendo tratados con 400 miligramos por un periodo de 5 días. Las primeras pruebas sugieren que el medicamento descubierto en 1934 puede ser altamente efectivo.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias