El planeta extrasolar fue hallado con el instrumento denominado Next Generation Transit Survey telescope, del observatorio Paranal de la ESO, en la zona conocida como Desierto Neptuniano “un lugar donde un planeta como éste no debiera existir”.

Así lo explica James Jenkins, académico FCFM de la Universidad de Chile, quien formó parte del equipo que publicó el hallazgo en la revista científica Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

La detección fue realizada en el observatorio Paranal de la ESO, ubicado en el desierto de Atacama. De acuerdo al Doctor Jenkins “el planeta NGTS-4b tiene una masa similar a Neptuno, pero orbita su estrella con un período de 1,3 días (su año es de 1,3 días)“.

“En general dicha regiones cercanas a su estrella están desprovista de planetas de este tipo, y por lo tanto, este objeto es un mundo raro que orbita en el desierto de Neptuno”, señala el también investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica CATA.

Neptuno y sus desiertos

“El desierto neptuniano es aquella zona cercana a una estrella donde existen varios planetas pequeños y gigantes, pero donde los tipo Neptuno simplemente no existen, este hallazgo espero que sea el comienzo de una nueva búsqueda. A mi me parece fascinante” agrega el astrónomo.

Lee también: Laboratorio móvil enseña astronomía a los niños de escuelas rurales

Un planeta tipo Neptuno, es un objeto compuesto por una gran masa de gas que debería evaporarse por la radiación emitida por su estrella, con temperaturas cercanas a los mil grados celsius, lo que no ha sucedido.

Esto a diferencia de los planetas tipo Júpiter que se encuentran a esa distancia y que si pueden sobrevivir, pues su enorme gravedad retiene el gas en su atmósfera.

NGTS-4b es muy denso, mucho más que Neptuno, siendo más parecido a la densidad de Marte, por lo que no es un gran gigante de gas, sino más bien un gran mundo de roca con una atmósfera lleno de elementos volátiles, por lo que hay mucho que comprender acerca de su masa, el radio y densidad.

Sobre la detección del planeta

Además del observatorio Paranal, en la detección también participaron otros telescopios, como el de 1 metro en el Observatorio Astronómico de Sudáfrica, el telescopio del Observatorio Las Cumbres de 1 metro, también en Chile, y finalmente el telescopio suizo de 1,2 metros en el Observatorio La Silla, ubicado también en nuestro país.

La confirmación final y la medición de la masa se realizaron utilizando el telescopio ESO-3.6m y el espectrógrafo HARPS, también en el Observatorio La Silla de ESO en el norte de Chile.

Lee también: Amoniaco descubierto en Plutón indicaría que existe un océano oculto capaz de albergar vida en el planeta enano

El telescopio NGTS de Paranal observó la estrella durante un período de 272 noches, comenzando el 6 de agosto de 2016. Los análisis espectrales finales se realizaron el 10 de abril de 2018, por lo que se incluye el tiempo de análisis que tomó casi dos años desde el principio hasta el final.

El papel del doctor Jenkins fue interpretar los resultados, “ayudando a ubicarlo en contexto con el estado actual del campo”, señala. También comenta que en siguientes observaciones esperan no sólo comprender más sobre NGTS-4b, sino también buscar más planetas en ese sistema.”

El hallazgo es producto de una colaboración internacional con representantes de Reino Unido, Europa, Chile, y Saudi Arabia.  Dentro de los científicos a cargo estuvieron Richard West y Edward Gillen, de la Universidad de Warwick y Daniel Bayliss de Universidad de Cambridge

La investigación fue publicada en la última edición de la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society bajo el título NGTS-4b: A sub-Neptune Transiting in the Desert (“NGTS-4b: Un sub-Neptuno en Tránsito en el Desierto).

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias