{"multiple":false,"video":{"key":"oVoLc9IlbT","duration":"00:03:22","type":"video","download":""}}

La ciencia ha advertido que las enfermedades crónicas son factores de riesgo ante el avance de los contagios por COVID-19, entre ellas la obesidad y el sobrepeso. Los pacientes con esta condición pueden desarrollar una enfermedad más severa si contraen SARS-CoV-2.

Hasta el año pasado, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) señaló que el 74% de la población adulta en Chile sufre de sobrepeso u obesidad. En cuanto a la población infantil de menores de 5 años, la cifra alcanza el 9,3%.

Así, Chile hoy está situado como el país de la OCDE con la más alta tasa de obesidad y sobrepeso, por encima de México (72%) y Estados Unidos (71%).

Lee también: ¿Quedan secuelas? Los daños que provocaría el coronavirus en el corazón

“Existe alguna asociación entre obesidad y riesgo de desarrollar complicaciones por el COVID-19. No sabemos bien cuál es la causa”, dijo la doctora Karel Salvo, nutrióloga de la Clínica Alemana.

Estudios recientes, elaborados en el marco de la pandemia, muestran que el sistema inmune en esta población es más débil y las complicaciones ante un contagio por SARS-CoV-2, son mucho mayores. 

“Esto es porque muchos pacientes están todo el tiempo sometidos a unos estados de inflamación crónica, y esto es dado porque su tejido adiposo funciona en forma alterada, con mayor producción de sustancia pro inflamatorias”, explicó la doctora María José Mackenna, nutrióloga de la Clínica Las Condes.

Esto significa que sería más fácil contraer coronavirus si el sistema inmune está más débil pero también aumenta el riesgo de complicaciones por las enfermedades asociadas. El 80% de las personas obesas pueden llegar a desarrollar entre una y doce enfermedades graves.

“Las enfermedades asociadas a esta obesidad son: diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares; que no solo aumentan la probabilidad de contraer COVID-19, sino que además aumenta sus complicaciones”, comentó la doctora Bernardita Vignola, nutrióloga de la Clínica Santa María.

Lee también: Tecnología, prevención y tratamientos: Las enfermedades crónicas en Chile

El panorama se ve complicado, más si consideramos que la cuarentena no contribuye: el aumento de la ansiedad por el encierro y el sedentarismo obligado por el confinamiento ya proyecta un alza en el peso en la población.

Aunque suene un imposible, las personas que se encuentra en este grupo de riesgo deben tomar medidas adicionales para protegerse. Mejorar la alimentación y practicar algún ejercicio, no sólo lo ayudará a mantenerse más sano mentalmente, sino a aumentar las defensas frente al coronavirus.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias