Meteorito iluminó el cielo de México - (01:00)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVAkP7OyA6","duration":"00:01:00","type":"video","download":""}}

Un meteorito de 12 millones de años de antigüedad, que cayó a la Tierra en enero de 2018, está cubierto por más de 2.600 compuestos orgánicos, según una nueva investigación.

Según los investigadores, probablemente meteoritos como éste actuaron como repartidores al principio de la historia de la Tierra, entregando los componentes básicos de la vida. 

En la noche del 16 de enero de 2018, se vio una bola de fuego cruzando el cielo sobre el medio oeste y Ontario, Estados Unidos. Los datos meteorológicos ayudaron a los científicos a rastrear rápidamente dónde cayeron las piezas del meteoro a la Tierra para poder recolectarlas antes de que las muestras del espacio se contaminaran. 

“El radar meteorológico está destinado a detectar granizo y lluvia”, dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Philipp Heck, curador del Field Museum de Chicago y profesor asociado de la Universidad de Chicago. “Estos trozos de meteorito cayeron en ese rango de tamaño, por lo que el radar meteorológico ayudó a mostrar la posición y velocidad del meteorito. Eso significó que pudimos encontrarlo muy rápidamente”.

Los elementos terrestres, incluida el agua líquida, pueden cambiar la composición química de un meteorito incluso antes de que se recoja.

Lee también: Meteorito “Roza-Tierra” rebotó en nuestra atmósfera antes de seguir su ruta

Pero el meteorito de Hamburgo, recogido menos de dos días después de que cayó a la Tierra, es un excelente ejemplo de una roca espacial prácticamente inalterada.

El cazador de meteoritos Robert Ward encontró la primera pieza del meteorito en la superficie helada de Strawberry Lake, cerca de Hamburgo, Michigan. Ward y el coleccionista privado Terry Boudreaux donaron el meteorito al Museo Field para que pudiera ser estudiado.

“Este meteorito es especial porque cayó sobre un lago congelado y se recuperó rápidamente. Era muy prístino. Pudimos ver que los minerales no estaban muy alterados y luego descubrimos que contenía un rico inventario de compuestos orgánicos extraterrestres”, dijo Heck.

“Este tipo de compuestos orgánicos probablemente fueron entregados a la Tierra primitiva por meteoritos y podrían haber contribuido a los ingredientes de la vida”.

El estudio se publicó en la revista Meteoritics & Planetary Science el martes.

Lee también: El meteorito que encandila a la astronomía: El compuesto vale más que el oro y su explicación sale de órbita

“Cuando el meteorito llegó al Campo, pasé todo el fin de semana analizándolo, porque estaba muy emocionada de saber qué tipo de meteorito era y qué había en él”, dijo Jennika Greer, coautora del estudio y estudiante de doctorado en la Field y la Universidad de Chicago, en un comunicado.

“Con cada meteorito que cae, existe la posibilidad de que haya algo completamente nuevo y totalmente inesperado”.

Esto es lo que aprendieron.

Recuerdo del espacio

El meteorito de Hamburgo es en gran parte prístino porque se recogió muy rápido después de caer a la Tierra. Esto significa que la roca no se quedó quieta suficiente tiempo como para desgastarse, para que sus metales comiencen a oxidarse, para que el agua se filtre por las grietas y lo contaminara o para que sus minerales (como el olivino) se alteraran.

Esta rápida recuperación del meteorito lo hace “notable”, dijo Heck a CNN en un correo electrónico. Y el rumor en torno al meteorito llevó a que fuera bien estudiado y analizado por investigadores de 24 instituciones diferentes.

Los científicos creen que el meteorito de Hamburgo fue expulsado de su asteroide padre hace unos 12 millones de años, viajando por el espacio hasta que aterrizó en la Tierra. Un análisis del meteorito reveló que la roca había estado expuesta a rayos cósmicos mientras atravesaba el espacio durante 12 millones de años.

Lee también: La misteriosa luz que iluminó Aysén: Registran caída de meteorito en la zona

El meteorito provino de un asteroide que se formó hace 4.500 millones de años, sólo unos 20 millones de años después de la formación de nuestro sistema solar, dijo Heck.

Los 2.600 compuestos orgánicos diferentes que cubren el meteorito de Hamburgo se formaron en su asteroide padre.

Es lo que se conoce como condrita H4, un tipo de meteorito que no se sabe que sea rico en compuestos orgánicos.

“Este meteorito muestra una gran diversidad de compuestos orgánicos, en el sentido de que si alguien estuviera interesado en estudiar compuestos orgánicos, normalmente éste no es el tipo de meteorito que pediría mirar”, dijo Greer. “Pero debido a que había tanta emoción a su alrededor, todos querían aplicar su propia técnica, por lo que tenemos un conjunto de datos inusualmente completo para un solo meteorito”.

Por lo general, las condritas carbonáceas son mil veces más ricas en compuestos orgánicos que las condritas H4, dijo Heck. El asteroide cercano a la Tierra, Bennu, que fue muestreado recientemente por la misión OSIRIS-REx de la NASA, es rico en carbono.

“El hecho de que este meteorito de condrita ordinario fuera rico en materia orgánica respalda la hipótesis de que los meteoritos jugaron un papel importante en la entrega de compuestos orgánicos a la Tierra primitiva”, dijo Heck. “Los meteoritos cayeron sobre nuestro planeta a lo largo de la historia de la Tierra también antes de que se formara la vida y posiblemente entregaron algunos de los componentes básicos de la vida en la Tierra”.

La materia orgánica del meteorito se calentó originalmente una vez hasta 1.200 grados Fahrenheit cuando todavía era parte de su asteroide padre. En realidad, esto redujo la diversidad de compuestos orgánicos en el meteorito de millones a un par de miles. Pero Heck todavía estaba asombrado por la cantidad de compuestos orgánicos que aún había en el meteorito a pesar de los cambios inducidos por el calor que experimentó.

Lee también: Científicos confirman el descubrimiento de un mineral nunca antes visto en la naturaleza

Los investigadores encontraron hidrocarburos, así como compuestos que contienen azufre y nitrógeno.

“Se necesita hacer mucho más trabajo para comprender mejor las vías químicas individuales de los diferentes compuestos y los diferentes procesos por los que pasó la materia orgánica“, dijo Heck.

El meteorito de Hamburgo se puede comparar con otras muestras recolectadas en el futuro, incluidas las muestras prístinas devueltas de asteroides por la misión Hayabusa2 de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón y la misión OSIRIS-REx de la NASA. La primera muestra del asteroide Ryugu será entregada a la Tierra por Hayabusa2 en diciembre, mientras que la muestra de Bennu regresará en 2023.

“Pero también seguimos atentos a nuevas caídas de meteoritos”, dijo Heck. “Vale la pena estudiar cada meteorito que cae a la Tierra, ya que puede proporcionar una perspectiva única del sistema solar y puede arrojar nueva luz sobre su historia y nuestros orígenes“.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias