{"multiple":false,"video":{"key":"czoHvMqbkjG","duration":"00:06:39","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Estados Unidos es el tercer país con más contagios de COVID-19 (06:39)

Los hospitales en la ciudad de Nueva York se están preparando para usar la sangre de las personas que se han recuperado de COVID-19 como posible antídoto para la enfermedad. Los investigadores esperan que el enfoque centenario de infundir a los pacientes la sangre cargada de anticuerpos de los que han sobrevivido a una infección ayudará a la metrópoli (ahora el epicentro del brote en Estados Unidos) a evitar el destino de Italia.

Los esfuerzos siguen a estudios en China que intentaron la medida con plasma, la fracción de sangre que contiene anticuerpos -pero no glóbulos rojos- de personas que se habían recuperado de COVID-19. Estos estudios solo han reportado resultados preliminares hasta ahora.

Lee también: Estudio revela que las personas con sangre tipo A pueden ser más susceptibles al contagio de coronavirus

Una ventaja clave del plasma convaleciente es que está disponible de inmediato, mientras que los medicamentos y las vacunas tardan meses o años en desarrollarse. Infundir sangre de esta manera parece ser relativamente seguro, siempre que se analice en busca de virus y otros agentes infecciosos.

Los científicos que han liderado la carga de usar plasma quieren desplegarlo ahora como una medida provisional, para mantener a raya las infecciones graves y los hospitales a medida que se avecina un tsunami de casos.

Cada paciente que podemos mantener fuera de la UCI es una gran victoria logística porque hay atascos en los hospitales“, dice Michael Joyner, anestesiólogo y fisiólogo de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. “Necesitamos tener esto a bordo lo antes posible y rezar para que un aumento repentino no abrume lugares como Nueva York y la costa oeste”, consigna el informe de la revista Nature.

Lo que viene

Las pruebas estadounidenses de plasma convaleciente no son las primeras. Desde principios de febrero, los investigadores en China, donde surgió el coronavirus a fines del año pasado, han lanzado varios estudios utilizando el plasma.

Los investigadores aún no han informado sobre el estado y los resultados de estos estudios. Pero Liang Yu, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang en China, dijo a Nature que en un estudio preliminar, los médicos trataron a 13 personas que estaban gravemente enfermas con COVID-19 con plasma convaleciente.

Lee también: Primeras imágenes: Así es como luce el coronavirus bajo un microscopio

Después de varios días, dice que el virus ya no parecía estar circulando en los pacientes, lo que indica que los anticuerpos lo habían combatido. Pero indica que sus condiciones continuaron deteriorándose, lo que sugiere que la enfermedad podría haber estado demasiado avanzada para que esta terapia fuera efectiva. La mayoría había estado enferma por más de dos semanas.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias