{"multiple":false,"video":{"key":"oVnoGd5x9l","duration":"00:02:41","type":"video","download":""}}

El cabello podría revelar más cosas de ti de lo que imaginas. Un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences explicó cómo el pelo entrega respuestas sobre la dieta de los individuos y, por consiguiente, a qué sector socioeconómico sería más factible que perteneciera una persona.

Y es que la seguridad alimentaria -es decir, la disponibilidad suficiente de alimentos seguros y nutritivos para satisfacer las necesidades y preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana– es un tema global que va directamente relacionado con el acceso físico y económico a los alimentos de calidad.

Así también lo constató la investigación. Los científicos recorrieron peluquerías en Estados Unidos para obtener muestras de cabello de cerca de 700 personas de 65 ciudades y 29 áreas distintas de la región de Salt Lake City, en Utah.

El equipo observó que la medición de los isótopos de carbono del pelo entregaban detalles sobre la forma de alimentarse de las personas, que, además, estaba relacionada con el costo de vida en cada una de las zonas.

Lee también:¿Qué pasa en el cuerpo cuando comemos demasiado? Este estudio lo explica

Los datos del estudio establecen que, por ejemplo, la marca isotópica del maíz quedó evidenciada en las cabelleras de la clientela de áreas más vulnerables.

Los autores asociaron esto a que las personas de esas zonas comían regularmente animales alimentados con ese tipo de grano, los que son tratados regularmente en explotaciones masivas que producen carne más barata y de peor calidad.

El pelo es un buen traductor, sobre todo cuando hay carencias de alimentación. En personas con síndromes de mala absorción o anorexias nerviosas, que no comen bien, o vegetarianos con falta de fierro, se manifiesta clínicamente en el pelo”, nos plantea la Dra. Carmen Gloria Fuentes, dermatóloga de la Clínica Ciudad del Mar.

En conversación con Futuro 360, Fuentes agrega que una persona con alimentación adecuada, debería tener un pelo “que crezca a una velocidad normal, que no se caigan más de 100 pelos al día y que tenga una buena regeneración”.

Por otro lado, los investigadores también comprobaron la existencia de relación entre los porcentajes de isótopos de carbono y nitrógeno con tasas de obesidad, más elevadas entre las personas de menores recursos.

Investigar a través del pelo

Seguramente te preguntarás cómo nuestra dieta puede llegar a verse reflejada en la cabellera. Cuando en la digestión los alimentos se descomponen en aminoácidos, sus isótopos -es decir, las variantes de los mismo átomos con distinto peso que encontramos en diferentes comidas- quedan fijados por el cuerpo, incluso en el pelo.

Lee también: ¡No lo hagas! 4 personas murieron y una docena resultó envenenada por ingerir alcohol gel en EE.UU.

Así, este método permite mirar al pasado y conocer el estilo de alimentación de nuestros antepasados a través de la conservación de su pelo o de animales, como los chimpancés.

De hecho, en esos animales se han descubierto algunos tipos de diferencias sociales reveladas por el pelaje. El Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania) señala que los machos adultos de un grupo consumían más carne que fruta, ya que la última era relegada para hembras, jóvenes y simios no dominantes.

Mirando al futuro, la doctora Fuentes concluye que “dependiendo de la variable económica, el análisis de pelo podría ser una buena herramienta para analizarnos, porque está a la mano y es llegar y sacarlo“.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias