{"multiple":false,"video":{"key":"czjVY0jl8hE","duration":"00:02:10","type":"video","download":""}}

Una gigantesca bola de fuego explotó en la atmósfera de la tierra en diciembre, de acuerdo a la NASA.

La onda expansiva fue la segunda más grande de su tipo en 30 años, y la más grande desde el proyectil que detonó arriba de Chelyabinsk en Rusia hace 6 años.

Esta pasó desperdiciada debido a que estalló sobre el Mar de Bering, cerca de la península de Kamchatka.

La roca espacial explotó con una energía mayor que la que soltó la bomba atómica de Hiroshima.

Lee también: El asteroide que cruzará la Tierra en 2019 y que la NASA viene monitoreando hace más de una década

Lindley Johnson, oficial de defensa planetaria de la NASA, declaró a la BBC que una bola de fuego de este calibre pasa de 2 a 3 veces cada 100 años.

¿Qué sabemos?

El 18 de diciembre del año pasado, el asteroide se desintegró en la atmósfera a 32 km por segundo, con una inclinación de 7 grados.

Midiendo varios metros, la roca espacial explotó a 25.6 km por sobre la superficie de la tierra, con una energía de impacto de 173 kilotones.

Lee también: Un asteroide de un kilómetro de diámetro podría estrellarse con la Tierra

“Eso fue 40% de la energía liberada en Chelyabinsk, pero fue por sobre el mar, así que no tuvo el mismo impacto mediático”, declaró Kelly Fast del programa de observación de objetos próximos a la Tierra de la NASA.

“Eso es otra cosa que tenemos en nuestra defensa, hay mucha agua en el planeta“, agregó.

Aún así, muchos de los asteroides que se presentan como amenazas para la tierra todavía no han sido detectados.

La meta propuesta por Estados Unidos hace más de 20 años de lograr identificar todos los asteroides que amenazan a la tierra para el 2020 al parecer no se cumplirá.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias