Los científicos se están despidiendo de Okjökull, el primer glaciar islándico en desaparecer por culpa del cambio climático, en una especie de funeral.

Un grupo de investigadores se juntó en Borgarfjörður, para honrar a la memoria de Okjökull, trozo de hielo natural que fue conocido como Ok, luego de que perdiera su estatus de glaciar en 2014. El monumento erigido, fue llamado “Una carta para el futuro” y vaticina un futuro desolador.

“Ok es el primer glaciar islándico en perder su estatus de glaciar. Se espera que en los siguientes 200 años le ocurra lo mismo a todos nuestros glaciares. Este monumento es para reconocer que sabemos lo que está pasando y lo que necesitamos hacer. Sólo tu sabrás si lo hicimos“, afirma la placa en inglés e islándico.

Lee también: Imágenes de un satélite espía usado durante la Guerra Fría comprueban el deshielo de los Himalayas

Desde las capas de hielo en Groenlandia hasta los altos glaciares al Oeste de la Antártica, las enormes masas de hielo naturales de la Tierra se están derritiendo rápidamente. Y aunque los niveles del mar han subido y bajado a lo largo de la historia, los científicos afirman que el fenómeno nunca se había presentado con tanta velocidad.

Los geólogos afirman que si los glaciares se siguen derritiendo a este ritmo vertiginoso, la situación podría volverse peligrosa para el planeta. Acá una lista de los peligros potenciales.

La gente podría ser desplazada

Para el 2100, cerca de 2 mil millones de personas, es decir aproximadamente un quinto de la población mundial, podría ser desplazada de sus casas y forzada dejar las zonas costeras por culpa del aumento del nivel de los océanos, de acuerdo a un estudio realizado en 2017.

Bangladesh está particularmente complicado. Cerca de 15 millones de personas del país se transformarían “refugiados del clima” si el nivel del mar sube 1 metro más. Y más del 10% del país se hundiría bajo el agua.

Lee también: Cambio climático: Los impactos del retroceso de glaciares en Cordillera de Darwin

Algunas de las personas que se vean desplazadas podrían no tener ningún lugar a donde ir. No están protegidas por leyes internacionales, así que los países industrializados no están en la obligación legal de brindarles asilo.

Podría hundir islas bajo el agua

Si los niveles del agua continúan subiendo tan rápido como lo hacen actualmente, algunas naciones polinésicas podrían estar en riesgo de desaparecer, incluyendo a Tuvalu, Las Malvinas o las Islas Marshall.

Podría disminuir la cantidad de agua potable

Millones de personas dependen de los glaciares para beber agua, especialmente en la región Hindu-Kush del Himalaya y en los Andes.

En climas secos cercanos a las montañas, los glaciares recolectan las precipitaciones y el agua dulce, para almacenarlos como hielo en los meses más helados. Cuando llega el verano, el hielo se derrite y se transforma en ríos, entregando agua potable.

Lee también: 800 millones de personas podrían quedar sin agua por el derretimiento de los glaciares asiáticos

Un mundo sin glaciares amenaza la reserva de agua mundial, lo que podría tener efectos devastadores, según afirmó Jason Briner, geólogo de la Universidad de Buffalo, para CNN.

Podría afectar nuestra reserva de comida.

Los crecientes niveles del mar contribuyen a temperaturas globales más altas, cambiando los tipos de cosechas que los agricultores pueden plantar.

Algunos climas se volverán demasiado calientes como para permitir a los granjeros sostener las cosechas actuales. Otros climas se volverán más lluviosos y otros más húmedos, limitando los tipos de plantas que se puedan cosechar.

Como resultado la comida se volverá escasa, el precio de víveres subirá y las cosechas perderán su valor nutricional. Esto según un informe del IPCC lanzado a comienzos de este año.

Podría causar una crisis sanitaria

Mientras los niveles del mar suben, las comunidades costeras se hacen mas susceptibles a las inundaciones.

Una consecuencia particularmente asquerosa de ésto, es el impacto que podría tener en los sistemas de alcantarillado y tratamiento de agua, las cuales se construyen a baja altura y cerca del mar.

Las inundaciones pueden producir cantidades masivas de aguas servidas, las cuales podrían caer en los ríos, afluentes, calles e incluso casas. Esto contamina las fuentes naturales de agua, daña la vida salvaje y ayuda a que las enfermedades se propaguen.

Lee también: Derretimiento de glaciares ayudó al desarrollo de importantes poblaciones de microalgas en dos bahías antárticas

“En muchos ocasiones, cuando las personas piensan en el aumento del mar, sólo piensan en la inundación de la tierra”, afirma Andrea Dutton, geóloga de la Universidad de Florida para CNN. “Creen que si su casa no está inundada no hay necesidad de preocuparse, lo cual es una idea totalmente errónea”.

Puede dañar a la economía global

Según la ONU, más del 90% de los intercambios comerciales del mundo se realizan a través del mar. Por lo que, hay una alta probabilidad de que la mayoría de las cosas que compras han pasado por dos puertos; el de entrada y de salida.

Los puertos son críticos para la economía global, entregando trabajos en industrias como la construcción de barcos, la pesca, el procesamiento de alimentos marinos y el transporte de mercadería transoceánico.

Los crecientes niveles del mar podría dañar la infraestructura de muchos puertos, interrumpiendo muchos tipos de procesos, creando un efecto dominó en la economía.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias