Las industrias de pesca, agricultura, minería, forestales y la vitivinicultura chilenas están propensas a pérdidas debido a las consecuencias del cambio climático.

En un informe donde aborda el asunto a nivel global, McKinsey asegura que ésto se debe a complicaciones en los ámbitos de habitabilidad, trabajo, sistemas alimentarios, activos físicos, servicios de infraestructura y capital natural.

La consultora destaca que en el caso de Chile el 80% de las exportaciones corren riesgos relevantes, como por ejemplo el aumento de un 40% a las áreas estrés hídrico de aquí al 2030, es decir los cuerpos acuáticos donde se extrae más agua de la que se recupera por año.

Lee también: Estudio afirma que las barreras de coral del mundo podrían desaparecer completamente el 2100

“Se identifica un aumento de probabilidad de sufrir sequías de múltiples años o una década. Aunque el promedio de lluvia se mantiene, no necesariamente se conserva la reposición de fuentes de agua dulce en acuíferos y ríos“, afirma el reporte.

“Su cae demasiada lluvia en poco tiempo no se absorbe en la tierra. Por cambios de vegetación y erosión no se va a poder retener tanta lluvia y los glaciares desaparecerán“, agrega la agencia.

Frente al complicado escenario, el sector minero está enfrentando grandes desafíos, ya que el 75% del agua que se utiliza para ésta actividad es dulce. Según McKinsey Las pérdidas por lluvia anuales al año 2020 rodean los $US150 millones.

Lee también: Estudio evidenció riesgo de cáncer para niños expuestos a contaminantes en las zonas de sacrificio

 “Si toda el agua dulce usada en la minería tuviera que cambiar a desalinizada, la minería tendría que invertir entre US$15 y US$20 mil millones hasta 2030, con un aumento de costos operacionales de entre US$1 y US$2 mil millones anuales“, agrega el informe.

Pero la sequía no es el único obstáculo para el sector exportador nacional. La consultora afirma que en el caso de la agricultura y la silvicultura el mayor desafío será la falta de predictibilidad, es decir, “demasiada lluvia seguida de sequía o a lluvia en meses donde anteriormente no había, etc“.

Para la pesca las dificultades se presentarán debido al aumento de la temperatura de los océanos, lo que conducirá a una disminución de la población de peces. Asimismo, los riesgos por inundaciones por el incremento del nivel del mar obligará a realizar estudios para reubicar infraestructura y viviendas en las costas del país.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias