{"multiple":false,"video":{"key":"czsZFYB5VTP","duration":"00:05:15","type":"video","download":""}}

Después de HidroAysén, Alto Maipo es la hidroeléctrica de mayor tamaño en Chile. También la más polémica y aquella que actualmente presenta mayores problemas financieros.

El pasado miércoles, la empresa Alto Maipo SpA, que desarrolla el proyecto hidroeléctrico ubicado en la cuenca del río Maipo, en la pre cordillera de la Región Metropolitana, solicitó acogerse al capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

Según informó AES Andes, la filial alcanzó un pre acuerdo de reestructuración con sus acreedores, lo que incluye iniciar el proceso en el gigante del norte. Esto, porque la matriz principal, AES Gener, proviene de ese país.

Lo que se busca, finalmente, es una estructura de capital que sea sostenible en el largo plazo. En un comunicado posterior al anuncio, Alto Maipo profundizó en las razones: Por un lado, se preve que los precios de las energías bajen alrededor de un 50% en el futuro, por otro, que las proyecciones de caída de agua de lluvias son mucho más bajas de las que se pensaban.

Lee también: Cruz Grande: El otro proyecto portuario en el archipiélago Humboldt

Los problemas financieros de la hidroeléctrica se remontan a 2017, cuando el grupo Luksic, a través de AMSA, vendió el 40% del proyecto a AES Gener, dando indicios de que no era tan atractivo como se esperaba.

Ese mismo año, Alto Maipo reconoció un default técnico al no completar pagos a bancos acreedores. Ya esa vez hubo una renegociación de las deudas. Según ha dicho la empresa en varias oportunidades, los costos de construir la hidroeléctrica han subido fuertemente y una de las razones sería que la geología del lugar ha sido mucho más difícil de lo previsto, especialmente para cavar los túneles.

Ahora mismo, Alto Maipo ha alcanzado un 99% de avance a nivel general, mientras se espera que en diciembre de este año se empiecen las pruebas de inyección de energía al sistema nacional y ya en marzo de 2022 comience a hacer ofertas comerciales.

Debido a este paso, AES Andes dejará de controlar Alto Maipo y, por lo tanto, de contabilizarlo en sus estados financieros. Para el cuarto trimestre de este año, el holding reconocerá una pérdida de, aproximadamente, US$ 1.100 millones.

Lee también: Tribunal Ambiental confirma legalidad de programa de cumplimiento del proyecto Alto Maipo

“Esto no es un proceso de quiebra y tampoco está contemplada la venta del proyecto, por el contrario, se trata de acogernos a un periodo de protección legal, que nos permitirá llevar adelante un reordenamiento de nuestras finanzas, de modo de salir fortalecidos de este proceso”, sentenció Javier Dib, presidente del directorio de Alto Maipo, añadiendo que “ese es el acuerdo que tenemos con los acreedores del proyecto; Es una demostración de confianza“.

En el mercado, en tanto, las reacciones fueron cambiantes: En un principio, la acción de AES Andes comenzó cayendo 5%, luego se estabilizó y, finalmente, subió 1,47%. El ex gerente de la Bolsa de Santiago, Cristián Solís de Ovando, destacó que “para que quienes nos escuchan tengan una aproximación de magnitud, las deudas son del orden de US$ 1.500 millones, a empresas constructoras y partes del sistema financiero”.

El gobierno, por su parte, se pronunció a través del ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, quien sostuvo que “es una situación de una compañía con sus acreedores y el gobierno no tiene ningún rol que jugar en eso”.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias