Créditos: Alejandro Bayer

Las astromelias  o alstroemerias (Alstroemeriaceae) son plantas herbáceas perennes, con tubérculos (tallo subterráneo) carnosos, hojas resupinadas (que presentan torsión respecto a su posición original) y son exclusivamente de Sudamérica, ya que en la región se encuentran cerca de 110 especies.

Conocidas como lirio de campo, están presente en el territorio desde el desierto florido hasta la Patagonia,  habitando una variedad de ambientes, entre arenales, roqueríos, pastizales, matorrales, bosques, estepas y laderas. La mayor parte se concentra en la región de Coquimbo y Biobío.

Lee también: Concurso de fotografía de la Sociedad Ecológica Británica nos entrega fascinantes imágenes de la flora y fauna mundial

De acuerdo a la Guía de Campo Alstroemerias Chilenas, sus múltiples colores y diseños han hecho difícil su clasificación, por lo que “la taxonomía de muchas aún no es clara“. Su flor, que es de larga duración y vive de 8 a 10 días, suele variar entre blanco, amarillo, rojo, naranjo, rosado y violeta.

“Dado que las flores son protándricas, es decir, que los estambres se desarrollan antes que el estilo y estigma, la flor cambia de apariencia día tras día“, señala el documento.

Está considerada en estado crítico de conservación por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) y la mayor amenaza que enfrentan es el calentamiento global que las obligará a desplazarse a zonas no aptas para su crecimiento.

Según señala una investigación liderada por académicos de la Universidad de Concepción publicada en Emol, el 81% de las especies de astromelias que crecen en el país son endémicas.

“Son especies que requieren de cuidado. Por su belleza, muchas veces la gente las corta y se las lleva para su casa, sin saber que al hacerlo impiden que se reproduzcan“, dijo Patricia Letelier, arquitecta del paisaje y magíster en ciencias forestales al medio de comunicación.

Lee también: La exótica “planta de pene” floreció por primera vez en Europa en 25 años

Otras curiosidades

La guía asegura que se puede extraer almidón que producen sus raíces para preparar chuño, un platillo que consiste en la deshidratación de su tubérculo. También se utiliza con propósitos decorativos “dado su enorme potencial económico”.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias