{"multiple":false,"video":{"key":"oVHjLQd1Se","duration":"00:02:41","type":"video","download":""}}

Hace seis años atrás, en 2015, el multimillonario Bill Gates ya nos alertaba sobre la pandemia. Luego en 2020, y en plena crisis a causa del COVID-19, sus pronósticos fueron nuevamente certeros, al decirnos cuándo podríamos tener una vacuna.

Ahora, Bill Gates vuelve en su faceta de pitoniso para advertirnos sobre un problema, que asegura, podría dejar peores consecuencias que el propio Sars-Cov-2. El magnate aseguró que la constante destrucción de los ecosistemas es mucho peor que, incluso, el peak de la pandemia.

Lee también: Llegarían a Chile: Estos son los “supertomates” que podrían prevenir la hipertensión

Esto y más es lo que detalla en el libro que publicará esta semana titulado Cómo evitar un desastre climático, la cual es una propuesta que invita a enfrentar el cambio climático bajo el alero de la innovación y la tecnología.

En la zona central de Chile, la sequía y escasez hídrica ya amenazan la cosecha de muchos alimentos que consumimos a diario. Por esta razón, y en la misma línea que anticipa Gates, la tecnología se ha utilizado para intentar resguardar las que serán nuestras reservas en el futuro.

En Rinconada de Los Andes y en la cuenca del río Aconcagua productos como el pistacho y las frambuesas buscan ser preservados con un innovador plan de adaptación climática que pretende producir nuevos frutos que logren adaptarse y resistir a los efectos del cambio climático.

Lee también: Científicos del MIT hackearon plantas para enviar correos electrónicos

Es una pauta u orientación hacia más o menos que tipos de especies los agricultores deberían migrar para poder realizar un proceso de conversión productiva exitosa”, explicó Alex Fernández, geógrafo y encargado de este proyecto.

Por su parte, Félix Viveros, director ejecutivo del Centro de Información de Recursos Naturales (CIREN) añadió que con esta iniciativa buscan “dar garantías de continuidad a los cultivos de manera sustentable y sostenible“.

A través de estos mapas se evalúa la situación actual, proyectándola a 15, 30 y 45 años. Es una simulación que podría asegurar alimentos, trabajos y ecosistemas, con tal de mitigar los efectos de un problema que recién empieza.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias