{"multiple":false,"video":{"key":"oVpmj94sod","duration":"00:02:53","type":"video","download":""}}

Los castores han aliviado las inundaciones, reducido la contaminación e incrementado las poblaciones de peces, anfibios y otros tipos de vida salvaje de acuerdo a un estudio realizado por Devon Wildlife.

El reporte, que ayudó al gobierno de Inglaterra a decidir si permitir el reingreso de los castores al territorio nacional luego de que fueran cazados hasta su extinción hace 400 años, concluye que la especie ha traído beneficios concretos para la vida salvaje y las personas.

El estudio realizado por un equipo de científicos a cargo del profesor Richard Brazier de la Universidad de Exeter, concluyó que los beneficios cuantificables que realizaron los castores al Río Otter, entre los que se encuentran el ecoturismo y “servicios al ecosistema”, son mayores a las mínimas consecuencias tales como la inundación de algunas granjas.

Lee también: Un peligro para la biodiversidad: Científicos advierten sobre masiva extinción de insectos

Los castores, que escaparon de una población cautiva, fueron descubiertos el 2013 viviendo en un río indómito. Cuando los planes de exterminar a los animales fueron rechazados por el clamor popular, el gobierno decidió comenzar una prueba científica.

El número de castores del río Otter ha aumentado de 2 parejas activas en 2015 a al menos 8 al 2020. Mientras, los roedores se han propagado por los afluentes cercanos, tales como el Río Tale.

Entre los impactos positivos de estos animales en el medioambiente se encuentran la represa que 6 parejas de roedores construyeron, lo que evitó la inundación de la villa de East Budleigh.

Lee también: ¿Por qué deberíamos dejar de comer pulpo? Científicos aseguran que es poco ético e insustentable

 Los científicos también descubrieron que los castores jugaron un rol significativo en filtrar contaminantes como el estiércol (sólido y líquido) y fertilizadores del río, mientras que los los humedales creados por los castores han beneficiado a los ratones de agua (coipos), a las aves ribereñas y silvestres.

Además, se encontraron 37% más piscinas para peces cerca de las represas de los castores en comparación a otras partes del río. Se han registrado a truchas en las construcciones de los castores en las temporadas cuando el río sube.

“Todos nos hemos sorprendido por la capacidad de estos increíbles animales para prosperar, una vez más, en nuestros ecosistemas de humedales. También muestra su capacidad sin igual para dar nueva vida a nuestros ríos y humedales, muy pocos de los cuales gozan de buena salud. Hay innumerables razones por las que los castores deberían reintroducirse en el campo”, concluyó Mark Elliot, uno de los principales encargado del estudio de Devon Wildlife a The Guardian.

Pero al otro lado del mundo, los castores canadienses se han convertido en invitados de piedra. “El castor al construir represas inunda el ambiente y de ésta forma mata las lengas aunque no las corte. Más aún, las que son cortadas no volverán a crecer del tocón a diferencia de los eucaliptos”, aseguró Catherine Dougnac, subdirectora científica de WCS Chile.

En el sur de Chile han invadido 23 mil hectáreas, lo que equivale a un total de 38 mil estadios nacionales. Actualmente existen planes para poder recuperar los 62 millones de dólares en pérdidas en madera destruída por castores.

Aunque realmente no es su culpa, ya que fueron introducidos en el siglo XX a través de aviones argentinos que se dirigían a la Patagonia.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias