{"multiple":false,"video":{"key":"czjSnGGKdIP","duration":"00:03:34","type":"video","download":""}}

Chile es un país que tiene una gran posibilidad en la energía solar para transformar su matriz energética, y dejar de lado la explotación de combustibles fósiles. Las medidas anunciadas por el gobierno aún no son suficientes, y se requiere un cambio definitivo hacia las energías renovables no convencionales.

En Chile, el 40% de la energía eléctrica es en base al carbón. Con 28 centrales operativas a lo largo del país, la realidad es poco alentadora. Solo en Mejillones se concentran ocho plantas, las otras se encuentran en Tocopilla, Huasco, Puchuncaví, Quintero y Coronel. Son las llamadas Zonas de Sacrificio, y sus habitantes deben pagar las consecuencias de esta matriz energética altamente contaminante.

“El cambio climático hizo que el período de frío sea más frío y que el período de calor sea más caluroso. Con esto, los seres humanos del planeta necesitaron más calefacción y aire acondicionado. El calor y el aire acondicionado, por igual, demandan electricidad. Entonces, se disparó la electricidad en los últimos tres o cuatro años, y ese disparar significa mucho más carbón”, explica Ricardo Lagos, expresidente de la República.

Lea también: Morían por falta de agua: Ovejas llegan a pastar al Parque Araucano de Las Condes por sequía

El plan del gobierno ha planteado la descarbonización total de la producción hacia 2040. A corto plazo, el presidente Piñera anunció el cierre de ocho centrales de este tipo. Sin embargo, estas medidas no se estarían respetando.

“De las ocho centrales que anunció el presidente que se iban a cerrar, ya cuatro habían sido previamente anunciadas por las compañías y, particularmente, en la zona de Mejillones la empresa Engine acaba de poner en funcionamiento una central que, incluso, aumenta la cantidad total de carbón que se va a producir en Chile“, comenta Matías Asún, Director de Greenpeace Chile.

Por el contrario, hay quienes ven en el plan del gobierno una buena salida para comenzar con la transición hacia energías más limpias. “No hay ninguna razón para no pensar que todo el parque de carbón pueda desaparecer dentro de una década”, dice Luis Cifuentes, docente y experto en cambio climático de la Universidad Católica.

Lea también: Canciller Ribera asegura que la firma de Acuerdo de Escazú “no es una pieza esencial de la COP25”

A pesar de todo, hay opciones energéticas para Chile que aún no han sido explotadas. El 46,4% de la energía que produce el sistema eléctrico nacional, es renovable. Mientras, un 53,6% deriva de la quema de combustibles fósiles. Los expertos aseguran que el país tiene oportunidades en las energías renovables no convencionales.

Chile es un país que tiene mucho sol, y lo fotovoltaico es una tecnología para producir electricidad de forma muy barata”, asegura Frank Dinter, director del Centro de Tecnologías para la Energía Solar de Fraunhofer Chile.

La solución es que en el futuro más electricidad implique más energías renovables no convencionales como el viento o la energía solar. Chile tiene oportunidades y debe saber aprovecharlas.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias