Debido a una significativa disminución en el avistamiento de los manatíes antillanos en las ciudades costeras de Cuba, los pobladores se han unido para proteger a estas pocas especies que habitan las aguas de la isla y se encuentran en un peligro crítico.

Al vivir en aguas poco profundas y poseer un lento nado, este mamífero es el objetivo principal de los pescadores ilegales, quienes los capturan y venden su carne en el mercado negro.

Lee también: Retiran neumático que estuvo en el cuello de un alce por más de dos años

Expertos han señalado que estos animales pueden alcanzar unos 1.500 kilogramos de peso y llegan a medir entre 4 y 6 metros de longitud, además, de alcanzar un promedio de 35 años de vida.

Estas joyas de la biodiversidad marina endémica del clima tropical, ahora serán altamente protegidas por los pescadores y pobladores de la localidad costera de Santa Fe, en La Habana.

Lee también: Un “sushi” de 14 patas: Descubren en Japón una criatura marina similar a esta tradicional comida

“Cuando filmas un encuentro positivo con este tipo de especies en peligro de extinción, es más probable que la gente no lo vea como un simple trozo de carne, sino como un animal maravilloso que necesita ser protegido”, dijo Lorena Gonzáles, bióloga y activista ambiental a Reuters.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias