Los descubrimientos que les valieron el Nobel de Física y Medicina (02:38)
{"multiple":false,"video":{"key":"czmTJk1S0cr","duration":"00:02:38","type":"video","download":""}}

Los peces celacantos aparecieron por primera vez hace 400 millones de años, 200 millones de años antes de los primeros dinosaurios. Durante mucho tiempo se creyó que estaba extinto, pero en 1938 se encontró un celacanto (evolucionado) vivo frente a Sudáfrica.

Científicos de la Universidad de Portsmouth, en Reino Unido, descubren fortuitamente un fósil de pez perteneciente a la especie llamada celacantos o fósiles vivos, los cuales aún nada en los mares y sobrevivieron la extinción que acabó con los dinosaurios.

Su “descubrimiento” ocurrió cuando se le pidió al profesor David Martill, paleontólogo de la Escuela de Medio Ambiente, Geografía y Geociencias de la Universidad de Portsmouth, identificar un juego grande perteneciente a una colección privada.

Lee también: Accidentalmente descubren extrañas criaturas debajo del hielo antártico

El coleccionista pensó que se trataba de un hueso que podría haber pertenecido al cráneo de un pterodáctilo, pero el profesor Martill indicó que en realidad no es solo un hueso, ya que está compuesto con muchas placas óseas delgadas.

Las delgadas placas óseas estaban dispuestas como un barril, pero con las duelas girando en lugar de arriba a abajo. Solo un animal tiene tal estructura y ese es el celacanto; habíamos encontrado un pulmón óseo de este notable y peces de aspecto extraño”, explicó Martill.

Lee también: Descubren en Egipto la fábrica de cerveza más antigua del mundo

El fósil había sido incrustado en un bloque de fosfato, revestido con yeso y cubierto con una capa de laca, lo que provocó que los huesos se tornaron de un color marrón. Y con herramientas dentales y cepillos lograron exponer más los huesos.

La investigación publicada en la revista Cretaceous Research, detalla que debido al tamaño del pulmón, el equipo calculó que el celacanto podría haber tenido cinco metros de longitud. Hoy en día estos animales solo crecen hasta dos metros.

El propietario privado del fósil se ofreció a cortar los restos del pulmón óseo de la loza para entregárselo al equipo de forma gratuita para que continúen analizando a este particular animal. 

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias