{"multiple":false,"video":{"key":"oVsULh6DPO","duration":"00:11:46","type":"video","download":""}}

Los humedales fueron por mucho tiempo una fuente de vida desconocida para muchos. Unos charcos nada estéticos, pero que ocultan servicios sistémicos que nos protegen y garantizan el equilibrio ecosistémico. De ahí la importancia de protegerlos a toda costa.

En enero de 2020, se promulgó la ley de protección de humedales urbanos tras dos años de discusión. Esto constituye una iniciativa clave para la conservación de estos sistemas naturales.

Lee también: Protección de humedales urbanos: la espera del reglamento definitivo de la Ley

Para conocer más acerca de la importancia de estos ecosistemas, Paloma Ávila conversó con Ignacio Rodríguez, director ejecutivo del Centro de Humedales Río Cruces. “Los humedales son parte esencial y clave para completar el ciclo del agua y en definitiva nos entregan agua en cantidad y calidad”, dijo.

Además, estos ecosistemas híbridos son capaces de absorber agua, en circunstancias como precipitaciones extremas o un tsunami. De esta forma, ante el aumento en la frecuencia de eventos extremos, los humedales han mostrado su capacidad de mitigar, por ejemplo, inundaciones o tormentas.

“En general es difícil entrar a un humedal, es difícil recorrerlo, no son sistemas fáciles de visitar si no tienen la infraestructura adecuada, por lo tanto, históricamente la humanidad les da un poco la espalda. Pero eso ya cambió desde la década de los ’80, de los ’70 sobre todo, en muchos países se dieron cuenta que era un error garrafal destruirlos y hoy en día por eso es tan importante la ley de humedales urbanos; porque hoy en día tenemos una oportunidad de oro para un poco resarcir errores históricos acerca de la poca valoración de los humedales”, explicó el experto.

Actualmente, la ley promulgada se mantiene la espera crucial de la aprobación del reglamento por parte del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad que aplazó del 23 al 30 de julio su votación.

“Es realmente una oportunidad para el desarrollo. Se han escrito últimamente infinidades de páginas al respecto de cómo el cuidado de la naturaleza y la planificación adecuada, del uso sabio y racional de la naturaleza incluyendo los humedales, es muy importante para llegar a un desarrollo integral de cualquier economía, de cualquier país”, señaló Rodríguez. “Los humedales nos aportan casi la mitad de todos los bienes y servicios que sustentan a la sociedad, que provienen de la naturaleza. Entonces, destruirlos es un poco atentar incluso con el bienestar humano y la economía al mismo tiempo”, dijo.

Pero pese a las bondades de estos territorios y lo beneficioso que pueden ser en contextos como el actual, en el que la extrema sequía amenaza a gran parte del país, la delimitación de los humedales generar resistencias.

Nos aportan en biodiversidad, en alimentos, los humedales costeros, sobre todo, es donde se crían todos los bichitos chicos, todos los pececitos chicos, los camaroncitos que después van al mar y crecen y los comemos. También nos aportan con sistemas de irrigación, hay cereales como el arroz, verdad, son plantas que se han desarrollado en humedales”, añadió.

Chile es un país rico en este tipo de ecosistemas, hay más de 40 mil humedales, los que en total se extienden en una superficie aproximada de 4,5 millones de hectáreas. Esto representa cerca del 5,9% del territorio nacional. Y es tal la diversidad que  contamos con más de 20 tipos de humedales, los que aportan en el vital ciclo del agua.

Existe lo que llamamos la memoria del agua, esta idea de que el agua siempre va a ir por los lugares más bajos y si tu rellenas o si tu cambias esa estructura natural, puedes arriesgar con no solo perder la infraestructura que has construido sino que también puedes arriesgar las vidas de los seres humanos que habitan”, señaló el especialista.

Lee también: Carolina Rojas sobre la protección de humedales: “Son ecosistemas muy frágiles y están desapareciendo en el mundo”

Son ecosistemas muy afectados por la actividad humana, pero entre sus bondades está su capacidad de restaurarse. “Por suerte, y a diferencia de cualquier otro sistema ecológico los humedales son resilientes y se restauran muy rápido. Podemos restaurarlos, sabemos cómo hacerlo y lo podemos hacer en meses. En realidad podríamos arreglar un daño de mucho tiempo, en meses”.

La ley promulgada en enero sirve de marco para su protección, pero el reglamento es indispensable para hacerla efectiva. “La idea de conservar un ecosistema, se transforma en la idea de conservar un socio ecosistema y ese socio ecosistema incluye siempre las personas. Somos nosotros los humanos quienes destruimos pero también somos los que tenemos la capacidad de restaurar de mejorar y de conservar la naturaleza”, apuntó.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias