La preocupación que genera la contaminación por plástico lleva a pensar en formas más inteligentes de vivir la vida moderna que, indudablemente, ha sido posible en gran medida por este material que está presente en casi todos los ámbitos de la vida cotidiana.

Reciclarlo es una una de las alternativas que surgen para combatir el mal manejo de los desechos plásticos que acaban muchas veces en el mar o en terrenos produciendo una contaminación y poniendo en peligro la biodiversidad marina y terrestre.

Lee también: Desafío Plástico superó meta y capacitó a 10 mil líderes en reciclaje

Pero, ¿cómo es el proceso de reciclaje? En Desafío Tierra visitamos la planta de reciclaje de la empresa Comberplast, una de la compañías aliadas de la iniciativa Desafío Plástico.

Waldo Carrasco, ingeniero comercial de Comberplast, explicó cada una de las tres etapas principales del reciclaje de plástico.

“Nosotros amamos el plástico, creemos que el problema no es el material, el problema es la relación que, como sociedad, tenemos con él. El plástico está muy demonizado, y no debiera ser así. El plástico es un material muy noble, que se puede usar infinitas veces, el problema es que lo botamos, si dejamos de botarlo y empezamos a reutilizarlo, va a ser una mejora para todos”, sostiene Carrasco.

Agregó que la tecnología es clave para dar una respuesta a lo que el mercado genera y de esta forma ir perfeccionando el proceso de generar materia prima a partir del plástico reciclado, de la manera más eficiente y de la mejor calidad posible.

1. Etapa de clasificación

Con la correcta selección de los residuos, así comienza el viaje por la aventura del reciclaje en las plantas que se dedican a ello.

Carrasco explica que el plástico no es un material, es una familia de materiales que a veces pueden ser incompatibles entre sí, por lo que esta etapa es clave para un resultado final óptimo. “La primera etapa es cuando llegan a nuestro patio de Comberplast y lo clasificamos según el tipo de material que son“.

En esta etapa se encuentran diferentes tipos de prolipropileno que además están en diferentes presentaciones. Desde cabos, envases de dulces hasta parachoques de vehículos, los formatos son muy diversos. “Pero, siempre considerando que es el mismo material: polipropileno”.

El ingeniero de Comberplast lo reconoce, es una esta súper compleja y muy delicada. “Si se llega a mezclar algo, se contamina toda la producción”.

La empresa procesa, en promedio, casi 600 toneladas de material al mes.

2. Etapa del pellet

Una vez que está bien clasificado el material, entra a una máquina que es una especie de turbina que opera a altas temperaturas. Esto hace una masa que empieza a pasar por diferentes filtros que se encargan de sacar las posibles imperfecciones o contaminación que pueda tener el material.

Luego, pasan por unas cuchillas que se encargan de cortar el material en el tamaño exacto del pellet.

Este pellet es el que luego se utiliza como insumo en los diferentes moldes para generar las piezas finales. 

Es un proceso constante, la máquina que utilizan en Combertplast tiene la capacidad de generar unas dos toneladas por hora, por lo que hay que estar alimentándola de forma permanente para que pueda cumplir su ciclo.

3. Etapa de transformación

En este punto, una máquina que transforma el material sólido reciclado en líquido, lo inyecta en un molde, este se enfría rápidamente para que el plástico adopte la forma del molde.

“Una especie de aguja inyectora, toma el plástico en estado pellet (que son esas pequeñas piezas sólidas de plástico ya reciclado), y ese pellet lo transforma en estado líquido adentro de una cavidad que es un molde, es molde tiene una forma. Este plástico entra en estado líquido, una vez que esta cavidad se llena completa, se enfría muy rápido y se solidifica. Cuando el material se solidifica, el molde se abre y sale una pieza“.

Lee también: Líderes de reciclaje recibireron minicontenedores de plástico desde Arica a Chiloé

En este caso, la demostración la hicieron con los contenedores de plástico reciclados que Desafío Plástico le entregó a los líderes que se formaron con esta iniciativa.

El mensaje de Comberplast es que tanto las empresas como las personas asuman el reto de utilizar mejor el plástico. “Que todos nos hagamos cargo un poco de lo que generamos, cómo lo generamos, de ser responsables a la hora de elegir lo que vamos a consumir y, además, si es que podemos reciclarlo después, bienvenido. Nosotros le aseguramos que va a terminar en algo como esto (el contenedor amarillo de Desafío Plástico)”, afirman.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias